Apueste por una: El Programa Un Dos Tres vs. el Festival de Eurovision

Estamos celebrando nuestro segundo aniversario en la blogsfera, como bien decíamos en el post del lunes (gracias por todas las firmas, y recordad que podéis preguntarnos lo que querái, lo cual responderemos el próximo viernes). Y  por ello queríamos hacer un Apueste por una con toda la esencia del blog, algo así como si viésemos a Caritina Goyanes haciendo aeróbic con un vídeo de Eva Nasarre, Marta Valverde comprando pastelitos de Pantera Rosa en Simago o Consuelo Berlanga y Elisenda Roca cantando en karaoke una canción de Parchís.

Por ello, hoy enfrentamos a los dos temas de los que más hablamos en este blog, rollo ¿quieres más a papá o a mamá?. Así pues, confesad ¿sois más del Un Dos Tres o del Festival de Eurovision?

un dos tres tarta

Apueste por el Un Dos Tres

Por Mike Medianoche

1. Por todos los presentadores, azafatas actores y bailarines que han pasado por el programa. Desde Mayra Gómez Kemp, la mejor presentadora que jamás ha habido ni habrá en la televisión nacional, hasta Miririam Díaz-Aroca, pasando por Silvia Marsó, Lydia Bosch, Beatriz Carvajal, Florinda Chico, Luis Larrodera, Las Hurtado o el ahora de moda Dani Martínez, de Tonterías las justas, que comenzó como cómico del programa. Y por supuesto, por el padre de todo, el gran Chicho Ibáñez Serrador, capaz de dirigir un programa complejísimo en una época en la que no había pinganillo.

2. Por sus merchandising, el cual solía girar entorno a las mascotas y juegos del programa: juegos de mesa (de Botilde, la Pera, el Chollo, la Ruperta fantasma…), huchas, álbumes de cromos, libros, discos, peluches  e incluso chucherías, que iban desde chicles y patatas fritas a una especie de huevos Kinder de Rupertas, el merchandising que más le gustaba a Caritina Goyanes. ¿Alguien tiene una Anabel Conde de peluche, se ha comido una dentadura de Massiel de gominola o ha hecho un puzzle de Mocedades? No. ¡Si lo más parecido que tiene de merchandising eurovision es tomarte un Bloody Mary a la salud de las Ketchup, que encima quedaron fatal! Y eso sin mencionar los clásicos premios del programa, que hacían que toda España quisiese un SEAT Málaga para ir en el fin de semana al apartamento en Torrevieja, Alicante, y gastar allí todo el dinero acumulado en el Libretón del BBV.

3. Por las frases que ha legado al vocabulario popular. Que levante su rupertitas de la suerte el que no haya dicho alguna vez “por 25 pesetas”, cuando tiene que enumerar algo; que cuando esté cansado y se quiera ir a casa lo haya hecho con la fórmula “me planto”; haya llamado por teléfono diciendo “piticlín piticlín”;  Y para acabar este punto, como dirían Las Hurtado, “campana y se acabó”. “Y hasta aquí puedo leer”.

4. Porque todo el mundo recuerda el programa en su infancia, por el gran despliegue que suponía y lo magnífico que estaba todo realizado. Un espectáculo de los que ya no hay en la televisión: tenía su primera parte cultural, la ronda de preguntas; su segunda parte, la eliminatoria, relacionada con el esfuerzo físico; y una tercera de puro azar, la subasta. Todo ello con entrevistas y actuaciones musicales de artistas del momento, mucho sentido del humor, números de baile de las azafatas, regalos para el público, y ¡hasta con el cual se podía participar desde tu hogar con la figura de los Sufridores en Casa! Irrepetible.

5. Porque en cierta medida, el Festival de Eurovision se ha alimentado del Un Dos Tres. Así, todo el mundo sabe que nuestra representante en 1989 Nina había sido azafata del concurso, al igual que Paula Vázquez, quien en el año 2007 fue la maestra de ceremonias del programa Misión Eurovision. Por no hablar de la azafata Carolina Rodríguez, quien intentó representarnos en Eurovision 2008 dentro del grupo El Guateque de la Década.

Azucar Moreno Eurovision

Apueste por el Festival de Eurovisión

Por JoniPod

1. Porque por mucho que reciba críticas de ser algo en declive, el Festival de Eurovisión sigue en plena forma después de 55 años ininterrumpidos celebrándose. Eurovisión se ha convertido en un evento equiparable a unas olimpiadas o final de un Mundial con unas audiencias estimadas entre los 100 y 600 millones de espectadores más allás de las fronteras europeas. Así, a un servidor en su estancia yankee le preguntaron por Las Ketchup y D Nash

2.Porque si el “Un, Dos, Tres” ha popularizado grandes frases, el Festival también ha contribuido al imaginario popular con momentos como el “iunaitedkindon uan poin, uaiominí an puán” cuando se van a dar los votos,;la “green room”, el espacio donde esperan los artistas con las votaciones; los videos previos a cada canción con “postales kitch” de la ciudad anfitriona o la sintonía eurovisiva que todos hemos cantado alguna vez: ta naaa nanananana na na naaaa

3.Porque no debemos olvidar que el Festival ha sido cuna de grandes artistas internacionales como Olivia Newton John, Celine Dion, Julio Iglesias, Lydia, ABBA, Lara Fabian, TATU, Helena Paparizou, Dana International, Baccara, France Gall… Si en España los grandes artistas se niegan a presentarse al Festival, en otros países son las primeras figuras las que aspiran al Festival. Sin ir más lejos tenemos el caso de Suecia y el Melodifestivalen que es un auténtico fenómeno, casi tan importante en el país como el Festival.

4.Porque Mayra decía en el “Un, Dos, Tres” que a veces se gana, y a veces se pierde, pero el papel de España en el Festival ha sido más de perder que de ganar. Si a estas alturas te tengo que decir que España ganó en 1968 con Massiel y su “La, la, la”, y al año siguiente conseguimos la victoria con empate, como en el bingo, con baila que ritmo te sobra, baila que bailamé Salomé, es que no eres un auténtico “Sufridor en Casa” y estás aquí de espía. Tuvimos también otras “medioalegrías” con fabulosos puestos como el de nuestra admirada Anabel Conde, Karina, Sacarina Azúcar Moreno, Sergio Dalma, Marcos Llunas, Grupo Bravo Samurai… qué tiempos. Sin embargo hemos entrado en una época oscura en la que quedamos peor que Paquirrín presentándose a Saber y Ganar (un beso Soraya!otro queridas Ketchup!)

5.Porque aunque muchos hablen de un festival cutre y casposo, Eurovisión es fiel reflejo de las tendencias y las modas. Convertido en un macroevento gayfriendly (seguro que si enciendes el Grindr en pleno festival tu iPhone se satura) ha pasado de ser un festival donde se valoran al 100% las canciones, con director de orquesta, puestas en escena sobrias y grandes voces, a una época donde prima la imagen, los vestuarios llamativos y sorprendentes, coreografías espectaculares, efectos especiales y todo aquello que pueda llamar la atencion a la audiencia. Repasar actuaciones antiguas del Festival es recordar modas como las hombreras, el boom de la música latina, el cantar solo el inglés, las bases dance pregrabadas…

Cerramos el post con el recuento de votos del último APU. El señor notario certifica que en el duelo de Aquí no hay quien viva, apadrinada por JoniPod, contra La que se avecina, apadrinada por Mike, finaliza con la victoria de Aquí no hay quien viva. Minipunto para Jon.


Blog sobre televisión, música, cine y lo que surja, siempre desde un punto nostálgico y humorístico. Emitiendo de manera ininterrumpida desde 2009.

19 comentarios en “Apueste por una: El Programa Un Dos Tres vs. el Festival de Eurovision

  1. Papá o mamá… difícil decisión. Soy más de Eurovisión, pero me gusta más cómo ha sido defendido el Un, Dos, Tres, así que doy el punto a Mike.

  2. Sólo voy a decir una cosa…

    ¡SOÍS CRUELES!, yo es que me cuesta mucho decidirmo por uno o por otro, pero si me obligáis a punta de pistola a hacerlo, os digo que me quedo con… Eurovisión, sobre todo y principalmente porque todavía siguen haciéndolo y el Un, Dos, Tres terminó.

    Complicado, complicado…

  3. Eurovisión, sin duda, ha aportado mas a mi vida, yo no recuerdo a penas nada del 1, 2, 3, aunque a veces me plante o hasta aqui pueda leer. Pero me decanto por Eurovisión…

  4. Pues es que yo soy mas de Eurovisión que de “Un, Dos, Tres”. Voto por EL conscurso de canción más grande del mundo aunque la frase “¿Quien tiene una Anabel Conde de peluche?” es la mejor que he leído este año.

  5. Imposible decantarme por uno. Lo siento, esta vez: 50% a cada uno, y que gane el más elegido (que no el mejor, porque son dos joyas).

    Los Babybommers setenteros no seríamos los mismos sin el Un Dos Tres y mi adolescencia sería otra sin el Bandido de las Azucar Moreno…así que mi posición es clara. Los argumentos de MIKE son de peso, pero tambien los de JONIPOD…así que

    0.5 puntos para Piticlín, Piticlín
    0.5 puntos para Uaiomini, tri pua.

  6. Me parecen incomparables, pero bueno… el 1,2,3 estuvo bien, muy bien, pero no resistió el paso de los años y cuando se intentó relanzar en los 90 ya se veía totalmente desfasado y no triunfó. Eurovisión en cambio ha evolucionado con el tiempo, y los que dicen que es casposo, sinceramente, no lo ven desde la época de Massiel. Así que Eurovisión de calle.

  7. Pues yo voto por Eurovisión ya que ha formado parte de mi vida durante más tiempo. En la infancia, el un, dos, tres dominó pero también seguí muy de cerca los descalabros de Remedios Amaya, Patricia Kraus, etc… Luego en los 90 no me gustaron ni uno ni otro, porque para mí el un, dos, tres es el de Mayra. En los 2000 “regresé” a Eurovisión con OT y posteriores pero el un,dos,tres de Larrodera,… nada de nada.

  8. Estoy autoflagelandome pq no me suena de nada lode Marcos Llunas en Eurovision. Para mi Marcos Llunas es el cansino que salía cada cambio de plano en “la fea de Canal Sur” de cuando se llevaba la Betty la fea…

    Esto como decís vosotros es como decir a quien quieres más a papá o a mamá, claro que yo siempre respondo sin dudar que a mamá. Mi mamá en este caso es 1,2,3

    Por cierto, que no poneis el nombre de Jordi Estadella, muy mal, muy mal (ya sé que está ahi en una foto, pero muy mal). Lo de “True Story!” me ha encantao tanto como “¿Quien tiene una Anabel Conde de peluche?”

  9. Es muy difícil decidirse porque son dos grandes espectáculos. Eurovisión ha sabido renovarse al compás de los tiempos y lograr grandes audiencias tras 55 años de vida. El “Un, dos, tres…” no supo renovarse y tuvo que salir por la puerta de atrás tras 32 años de emisión (con muchos parones). Las comparaciones son odiosas, pero el “Un, dos, tres” de los 90 y 00 es insufrible, si habláramos de las etapas de Mayra, otro gallo hubiera cantado, pero en términos absolutos me quedo con Eurovisión.

  10. Malas personas…esto no se hace! ¬¬ jajaja!
    Me quedo con Eurovisión porque me queda más cerca, pero sólo por eso.

  11. Me quedo con 1,2,3… Es un programa que tengo grabado en la retina y todavía recuerdo especialmente, eurovisión me gusta mucho, pero me parece cada vez más frustrante por los cagarros que ganan ante apuestas claramente superiores. Asi que “hata aqui puedo leer” y minipunto para Mike.

  12. Este post es un atraco… no me obliguéis a elegir!!!
    Disfruto de Eurovision desde el minuto 0 y hasta que vuelve al año siguiente, pero… el “Un, dos, tres” ha marcado tanto mi infancia y adolescencia que me sentiría fatal si no votara por él, así que… minipunto para Mike!

    (Ahora me siento fatal por no haber votado por Eurovision. C’est la vie…)

Responder a Diego Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba