Y la obesidad llegó a los juegos de mesa

Por Mike Medianoche

En la infancia de un Sufridor en Casa los juguetes y los juegos de mesa siempre estuvieron presente y tuvieron mucha importancia. En tu dormitorio podías sentar a tus peluches de público y montar tu propio plató del Un Dos Tres y jugar a la Botilde, o sentirte una Elisenda Roca de marca blanca con el Letras y Números. Si querías sentirte científico, podías echar mano del Quimicefa, y si por el contrario deseabas hacer decorativas y coloridas velas, tenías ahí en la estantería el CeraNova.

Pero no todos los juegos tenían un lado científico, cultural o sencillamente televisivo. También había, y hay, juegos de mesa creados única y exclusivamente para engordar al niño, haciendo de él una pequeña Caritina.

Las niñas cocinan; los niños, comen
Las niñas cocinan; los niños, comen

Uno de los primeros juegos que llegaron para cebar a los niños fue Mi Dulce Algodón, de Feber. Y sí, confieso que una mañana de Navidad me desperté con este juego en casa. El mecanismo era sencillo, sólo había que enchufar la máquina a la corriente y echar azúcar a quintales en el centro. De dicho centro salían hilitos de algodón que había que recoger pasando un palito en forma de círculo por las paredes del juguetito, igual que si si de una feria se tratase. Eso sí, en la caja veías a un niño hipster con su algodón de color amarillo, y en tu casa sólo se podía hacer blanco y daba mucha envidia podrida. Además, el sabor no era ni de lejos al de los algodones de feria de pueblo, lo que además suponía una decepción al paladar.

Soraya en su cover de Choconova es para mí
Soraya en su cover de Choconova es para mí

Otro must entre los niños Caritina fue el Choconova, el juego de gorda de Mediterráneo, juguetes para compartir.  Yo tuve la primera versión, que traía unos cuantos moldes y un recipiente de plástico al que había que meterle agua caliente en su interior, y con ese calor del agua era con lo que fundías el chocolate. Luego traía un complejo sistema de regletas para apoyar los moldes, algunos papeles de aluminio de colores, unas perlitas plateadas de anís para decorar y poco más. Tres cacharros y medio que venían en una caja descomunalmente grande y que era un incordio. Además, recuerdo que el chocolate que venía original en la caja era como de sucedáneo y estaba bastante regulero de sabor. Al igual que pasaba con Mi dulce algodón, la caja prometía mucho que luego no se cumplía, como un cerdito con una nariz de chocolate rosa y unas virutitas verdes que simulan ser césped que no se sabe de dónde salía, porque al menos en mi caja no venía. Además, los colores del juego no se correspondían con los de la caja, que solían tener colores más feos. Cuando se gastaba el chocolate que traía la caja original podías seguir jugando a Choconova con chocolate con leche comprado en cualquier tienda, y en mi caso siempre era de la marca blanca del supermercado de turno para que así fuese más económico. Con el tiempo salió Choconova 2, que según el anuncio de televisión traía un novedoso sistema para secar el chocolate y hacer figuras tridimensionales como un corazón, ya que todas las figuras de Choconova 1 eran lisas por la parte de atrás. Una pena que cuando Hasbro compró Mediterráneo no supiesen sacarle partido a los juegos -nova y acabasen desapareciendo, aunque a día de hoy hay muchos Choconovas de otras marcas, si bien algunos no tienen el recipiente para calentar y te dicen alegremente que derritas el cacao en el microondas. Incluso existe una versión llamada Juego de Barritas de Chocolate para hacer chocolatinas con cereales, frutos secos y demás productos altamente calóricos.

Ideal para jugar mientras ves Buenas Noches Señor Monstruo
Ideal para jugar mientras ves Buenas Noches Señor Monstruo

Por otro lado tenemos los juegos para crear tus propias gominolas, y ahí los había para todos los gustos. Desde juegos sencillos en los que sólo podías hacer aritos y cuadraditos de un sólo sabor, como uno que los Reyes Magos trajeron a mi sobrina, hasta otros más complejos como el Chuchelandia. Mi favorito eran el Pócimas Terroríficas del Perofesor Horribilus, un supuesto laboratorio científico en el que podías hacer chucherías de terror, entendiendo el terror como algo que podría parecer un ojo o un gusano, y que en el spot de televisión recibían el nombre de “cóctel de coágulos de sangre”. Este tipo de juegos traía un buen puñado de moldes y muchos sobrecitos con polvetes alimenticios varios, y todos solían tener el mismo sabor gelatinoso. Eso sí, tenían su gracia que cada uno había que realizarlo de una manera, usando moldes y complementos variados, como cucharillas, coladores y similares. Yo este no lo tuve, pero sí un amigo y con el que jugué una única vez y me pareció una pequeña gran decepción, porque luego había que esperar a que las chuches se solidificasen, al igual que ocurría con el Choconova. Además, una vez se acababa el polvete que servía de materia prima el juego dejaba de tener misterio e interés. Del Profesor Horribilus salieron varios spin offs para crear nuevas chuches terroríficas, y en Todocolección puedes adquirir varios de ellos por unos quince euros. Actualmente está a la venta El laboratorio del Dr. Dreadfull, que es muy del estilo. En lo que se refiere a otros juegos para hacer tus propias chuches, también habría que destacar la existencia de la Fábrica de Chupa Chups de Famosa, marca que como después veremos es especialista en engordar a los niños de la infancia.

Al finalizar la sesión fotográfica la niña le reventó la cabeza al niño con la maquinita
Al finalizar la sesión fotográfica la niña le reventó la cabeza al niño con la maquinita

Hace unos cuantos años, por Navidad a mis sobrinas le trajeron los reyes una heladera, no recuerdo de qué marca. “Qué guay, podré hacerme helados de pastelitos de pantera rosa y de galletas Príncipe de Bequelar” pensó el niño Caritina que aún vive dentro de mí. Nada más lejos de la realidad. Al igual que los juegos de chucherías, los juegos de heladera traen un cacharro que debes rellenar de hielo y sal, y luego poner en su interior un preparado de leche y un polvete que trae el juego en su interior. El hielo congelará el líquido, y con un rascador irás sacando todo lo que se solidifique. Una decepción y un aburrimiento, y ni siquiera recuerdo a mi sobrina haber probado uno de esos helados con éxito. En el tema heladeras, también tenemos la variante “zumos, polos y granizados”, entre los que destacan productos como Frutilandia de Famosa. En la página web de dicha marca, que tiene un amplio catálogo de juegos para fomentar la obesidad infantil, dan consejos la mar de jugosos sobre cómo sacar mejor partido a tus juguetes de gorda, y así, por ejemplo, si quieres un “batido bien frío, pon la fruta en el frigorífico hasta que se enfríe”. Nunca se me habría ocurrido, oiga. Si queréis reíros de lo lindo, podéis ver este vídeo demostrativo la Heladera Famoplay en el que la presentadora, que parece la hermana pequeña de Merche con disforia de género, está doblada de un modo descarado y la voz encaja menos con sus labios que el playback de Sara Montiel en Absolutamente. Si os hacéis fan de ella no os preocupéis, hay más vídeos demostrativos con la misma protagonista, aunque esta demostración tan horrible es la mejor de todas. ¿En serio un padre le compraría el juego a su hijo después de ver el vídeo?

Un reciente descubrimiento en lo que a obesidad y juegos de mesa se refiere (y que inspiró este post) es un juego también de famosa llamado Patatas Fritas y que me pareció el culmen de este género. Se trata también de un producto Famoplay y que invita a los niños a viajar al mundo de los carbohidratos fritos… o eso debería por el nombre que tiene.  En realidad, el juego sólo trae una máquina de plástico (un plástico buenísimo, eso sí) para cortar las patatas en rodajas, y unos moldes para cortar a su vez esas rodajas en círculos y cuadrados, por lo que se genera un gran desperdicio de patata. Luego, esas rodajitas y cuadraditos se meten en un molde especial, que no es más que un semicírculo con pequeñas separaciones en las que van los tubérculos, y se mete al microondas. Por lo que patatas fritas, lo que se dice fritas, no son en absoluto.

Foto cortesía del Instagram de @<a href=
jexus6" width="375" height="500" srcset="https://www.sufridoresencasa.com/wp-content/uploads/Patatas-Fritas-Famoplay-375x500.jpg 375w, https://www.sufridoresencasa.com/wp-content/uploads/Patatas-Fritas-Famoplay-375x500-225x300.jpg 225w" sizes="(max-width: 375px) 100vw, 375px" /> Foto cortesía del Instagram de @ jexus6

Y ahora es tu turno, querida lectora. ¿Tuviste alguno de estos juegos y/o quisiste tenerlos? ¿Nos hemos dejado algún juego pro obesidad infantil por el camino?


Redactor freelance. Licenciado en Comunicación Audiovisual y Máster en Publicidad y Márketing.

12 comentarios en “Y la obesidad llegó a los juegos de mesa

  1. Lo que me he reído con el artículo. La verdad es que lo del Choconova lo recordaba, aunque nunca lo tuve (suficientemente gordo estaba ya gracias a la bollería comercial como para cebarme desde la comodidad de mi hogar), pero lo de las golosinas es nuevo para mí, y me parece todo un descubrimiento. Pensaba que la elaboración de las chuches era mucho más compleja que poner unos polvos a secar. Dada mi adicción a las mismas esto causaría estragos en mi estilizada figura (aunque siempre podría rellenar los moldes con batidos del Pronokal, que de química no se quedan atrás). De todas formas, me gustaría tener opiniones sobre su sabor real; dudo que le vaya a hacer la competencia a Haribo a corto plazo.
    Pero sin duda lo más perturbador del artículo es lo de los helados. Me ha parecido un proceso tan extremadamente complicado que dudo que un niño normal siquiera pueda llegar más allá del segundo paso (bueno, igual un niño rarito en plan Pueblo de los Condenados sí, aunque dudo que estén más interesados en la heladería de lo que lo están en la destrucción de la especie humana, y además entre el helado y su tonalidad capilar parecerían suecos de Benidorm en Agosto). Y los resultados, reconozcamoslo, son un truño con fideos (que igual los fideos ni vienen tampoco), así que de hecho prohibiría a los menores acercarse al invento heladero y al vídeo de la heladera de voz difusa. Sobre todo al vídeo.

  2. Buen artículo, además de echarte unas risas trae recuerdos entrañables. Nunca tuve en mi poder ninguna de esas máquinas infernales, aunque como cualquier niña (niña gorda, por cierto) soñaba con hacer mis propios helados… vaya chasco me habría llevado con el cacharro ese que tiene de heladera lo que yo de rubia. Tenía un libro de experimentos y te explicaban como hacer un helado de forma similar: con hielo, sal y el sabor que eligieras, pero totalmente manual. Llegué a hacerlo y bueno, además de no quedar ni de lejos como un helado de heladería, el proceso era un rollo repollo.

    Sólo tuve play-doh con los que hacer “comidas divertidas”, pero ahí no había peligro de ponerte como una foca, lo máximo que podías temer era no cerrar bien los botes y que la plastilina se convirtiera en un arma arrojadiza. Mi hermano tuvo algo parecido al de las chuches pero hacía bichejos de goma, que brillaban en la oscuridad y con los que el esperaba asustarme… sin mucho éxito. Vamos, chorradas como pianos.

    Al paso que vamos espero que empiecen a hacer juegos de comida sana y equilibrada… no sería ninguna tontería, un juego que enseñase a los niños nutrición y los animara a descubrir sabores nuevos 😀

    ¡Un saludo!

  3. De niño miraba con envidia a los potentados con juguetes choconova, e incluso a los quimicefa. Yo, pobre de mí, únicamente tuve un juego que regalaban con el “Pralín” o alguna otra pseudomarca imitación pobretona de nocilla. Una especie de juego de la oca, en la que si caías en determinadas casillas tenías que comerte la crema de chocolate a cucharadas. ¡¡Si,si!! ¡¡a cucharadas!!. Como hijo único y ser solitario que era, siempre acababa jugando solo y poniéndome morado, hasta que mi madre se dió cuenta de que cada día me parecía mas a piraña, y dejó de comprar. Gran parte de los vasos de casa de mis padres proceden todavía de aquella turbia etapa de mi vida.

  4. En casa de pequeño ya me metía en la cocina a preparar lo que fuera con mi madre y mis tías, y mis abuelas…….. todo un niño precascaraamarga!! si señor. por lo que estos juguetitos ni fu ni fa. Lo mio era real!!!

  5. Que rato riendo, y cuanta referencia a la obesidad… La foto de Soraya, a mi me ha dado un ascazo… llamadme mal pensado, pero…

    A mi hermano pequeño le regalaron el del profesor horribilus, en cuya decisión influí desmedidamente, pues yo era mayor para ese tipo de juegos, pero mi hermano tenia la edad perfecta al ser 5 años menor que yo. Luego llego la decepcion, era un coñazo y sabian reguleras. En mi caso cayo el quimicefa, como buen niño raro y empollon que era.

  6. Muy bueno. Mi hija se ha pedido para Reyes una fábrica de helados y este post me ha servido de mucho. No pienso comprar naaaada de naaaaada. Me he reído mucho con el vídeo del helado y la chica dando vueltas a la manivela durante tanto rato. ¡Que decepción!

Responder a apolo_punk Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba