10 motivos por los que adorábamos a Hulk Hogan (pero ya no por racista)

Si de pequeño adorabas a Bill Cosby y a Hulk Hogan, que sepas que a partir de ahora jamás podrás volver a decir que fueron tus ídolos, porque está muy mal visto. Bill porque al parecer abusó y violó a más de treinta mujeres, y Hulk porque presume a boca llena de ser un racista, y tras echar un polvo con una amante hace unos años dijo “No tengo doble rasero. Quiero decir: soy racista. Putos negros”. Unas declaraciones que fueron grabadas y que le ha costado que la mítica empresa de lucha libre WWE retire su nombre de todos los lugares y finja que nunca ha existido. Y es que la empresa “está comprometida con acoger y aplaudir a personas de todos los lugares, como demuestra la diversidad de nuestros empleados, artistas y de nuestros fans en todo el mundo”.

Para los no iniciados, hay que destacar que la WWE siempre ha sido acusada de manera velada de racista, por razones como que en sus más de sesenta años de historia jamás ha tenido un campeón mundial negro, y que normalmente los luchadores negros tienen personajes estereotipados con tintes racistas; incluso, hay luchadores como Russev que está especializado en luchar y ganar a atletas negros, por lo que las declaraciones de Hulk Hogan no pasan nada desapercibidas.

Sin embargo, oh, lector, hubo un tiempo en el que Hulk molaba tanto como el Tamagotchi, el Flequi del Juego de la Oca o los yogures de Casper, y aquí te recordamos por qué.

1. Porque se rompía la camisa, como Camarón. Su entrada característica al cuadrilátero a la hora de luchar era ponerse las manos en las orejas mientras la gente le gritaba su nombre y el fingía ser sordo como Doña Rogelia, para más tarde arrancarse de un puñao la camiseta. No debía ganar ese hombre para ropa. Qué carajo, estaba podrido en dólares, seguro que sí que podía.

La Bella Elisabeth debatiéndose entre Macho Man y Hulk Hogan, cual lector de SEC en un Apueste por una
La Bella Elisabeth debatiéndose entre Macho Man y Hulk Hogan

2. Por la Bella Elisabeth. Hulk solía acudir al ring acompañado por diferentes mánagers según la época, incluyendo una atractiva zagala con la que supuestamente mantenía idilios amorosos (todo parte del guión). Me refiero a Miss Elisabeth, quien “dejó” a Hulk por El Hombre del Millón de Dólares después de que éste le comprase un carísimo abrigo. Como tantas leyendas de la lucha libre, Miss Elisabeth tuvo una muerte prematura a los 42 años por sobredosis de drogas. Una víctima más de “la maldiciónd el pressing catch”.

3.  Por sus duelos con ‘El Último Guerrero’. En España, el rival más popular de Hulk era Ultimate Warrior, a quien Telecinco bautizó como El Último Guerrero, y con quien se daba palos hasta en el DNI. Su rivalidad se llevó fuera del ring, y con la prensa de por medio Warrior acusó a Hulk de acostarse con menores y de consumir droga a raudales y ofrecérsela a otros luchadores. El Último Guerrero, al igual que Miss Elisabeth, también murió antes de que llegase su hora. Tenía 54 años.

4. Porque tuvo varios nombres artísticos, como Rocío Dúrcal. En la vida profesional de un luchador es normal que cambien de nombre e incluso de personaje, y el que hoy es un jugador de béisbol mañana lucha vestido de payaso o de mendigo de extrarradio, como fue el caso de Steve Lombardi, por ejemplo. Así, Hulk comenzó su carrera con nombres como The Super Destroyer, Sterling Golden y Terry Boulder. Pero es que una vez alcanzada la fama mundial cambió de nombre y de Hulk Hogan pasó a llamarse Hollywood Hogan, cuando a mediado de los noventa lució junto a su bigote rubio una barba morena (a veces incluso sin bigote) y cambió su camiseta amarilla por una negra. Así le vimos luchar en ‘Luchadores de WCW’, el programa de lucha libre que Telecinco emitió a finales de dicha década en las madrugadas de los fines de semana.

hollywood-hogan-wcw
Rubio de bote… continúa la frase

5. Porque generó merchandising a raudales. Si te criaste en los noventa es posible que tuvieses un muñeco de acción de Hulk Hogan; en mi caso, yo tenía un muñeco “falso” del rastrillo al que debías colocarle los brazos, los cuales se salían cada dos por tres, impidiéndote jugar al Pressing Catch pues los luchadores se te desmontaban entre mamporro y mamporro. Pero es que en España incluso se llegó a comercializar un VHS con sus mejores momentos (joyita que conservo) y hasta un disfraz auténtico de Hulk Hogan, y que años más tarde se liquidaban en los kioskos a dos euros, tal como cuenta Viruete por aquí.

6. Por su Celebrities en ‘Muchachada Nui’. Seguro que lo has visto, pero por si acaso ahí lo tienes.

7. Por sus escarceos gays. Según su exmujer, Hulk Hogan y Brutus el Barbero fueron amantes, y también se aireó que Hulk y su esposa hacían tríos con otros luchadores. Donde hay penes hay alegría.

8. Por sus películas. Si hay algo que tienen en común Mar Flores, Hombres G y Hulk Hogan es que aprovecharon su fama para hacer películas que tuvieron una gran relevancia en el séptimo arte. Entre las protagonizadas por el luchador están ‘Mentiras muy arriesgadas’ o ‘Santa with muscles’, donde interpreta a un fornido Papá Noel. Además, en su filmografía hay más cameos que ‘La que se avecina’ en cintas como ‘Mafia, estafa como puedas’, ‘Rocky III’ y series como ‘El equipo A’ y ‘Vacaciones en el mar’. Qué pena que ahora todo el mundo odia a Hulk y ya nunca le darán un Óscar honorífico.

Hulk-Hogan-Pressing Catch
Terminator Hogan

9. Porque quería ser un Rolling Stone. Igual que hizo cine, también lo intentó en la música y apuntando alto, pues intentó que Mick Jagger lo fichase para sus satánicas majestades una vez, y al respecto dijoHabría dejado el wrestling para tocar con los Rolling Stones o Metallica. Estuve esperando una llamada por su parte pero no pasó nada. Vale, nunca hice una audición para tocar con Metallica, pero lo intenté“.

Hulk Hogan dibujos animadosRock-n-Wrestling-title-card

10. Por todos los productos derivados que tuvo de su personaje. Más allá de sus combates, Hulk llegó a protagonizar un reality junto a su familia, y hasta llegó a protagonizar una serie de dibujos animados llamada ‘Hulk Hogan’s Rock ‘n’ Wrestling‘, que tenía una calidad digna del mejor ‘Hércules’ de los chinos.

Tenía estos motivos y otros muchos para molar. Pero ya no podemos decir “jo, cómo molaba Hulk Hogan”. Así pues, larga vida al Último Guerrero, aunque sea en el más allá (aunque yo siempre fui más de El Enterrador).

 


Redactor freelance. Licenciado en Comunicación Audiovisual y Máster en Publicidad y Márketing.

3 comentarios en “10 motivos por los que adorábamos a Hulk Hogan (pero ya no por racista)

  1. Hulk Hogan es el puto amo por muy racista que sea. Luego igual es una persona asquerosa, pero en cuanto a la WWF (sí amigos, WWF, wwe y demás calificativos son una desgracia) era el puto amo.
    La epoca del Hollywood hogan y del nWo apesta bastante tambien.

    Aunque mi favorito es el Ultimo Guerrero, esos bailes de sambito cuando estaba perdiendo eran EPICOS

  2. Por cierto, esos VHS de los que presumes igual habría que hacer copias para los demás fans no? o pasarlas a digital y compartirlas con los fans de la WWF
    Yo todo lo que tengo es el royal rumble del 91 de Tele5 (sí, amigos, royal rumble y no battle royal ni demás calificativos) que conseguí hace mil del emule

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba