Cuánto lo necesito: Nocilla instantánea (1980)

Por Mike Medianoche

Si por 25 pesetas preguntase alimentos que en su día existieron y que a día de hoy no, la lista podría ser eterna: desde los rollitos Bifi de embutido que se anunciaban mucho en el programa Supermarket a la Cherry Cocke (aunque ahora exista a la venta cocacola de cereza, que es lo mismo pero no es lo mismo. Pero si hay un alimento que todo niño caritina querría probar, si es que no lo hizo en su momento, ese sería… la Nocilla instantánea. Sí, no sería más que un colacao al uso marca Nocilla, pero ¿no saliváis solo con pensarlo? ¿O soy yo que soy una caritina profesional que fantasea con sabores de polvos solubles para la leche?

Nocilla-SOluble


Redactor freelance. Licenciado en Comunicación Audiovisual y Máster en Publicidad y Márketing.

3 comentarios en “Cuánto lo necesito: Nocilla instantánea (1980)

  1. Yo estoy traumatizada con las galletas “molino blanco”. Traumatizada me quedé cuando la primera vez que fui a Italia descubrí que allí se siguen vendiendo.

Responder a Xuko Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba