Oye no estás solo: El caso de I.

¡Qué nervios! ¡Estrenamos sección! Sí, querida lectora, hoy nos ponemos de largo para dar la bienvenida al nuevo consultorio de Sufridores en Casa. Tenemos que reconocer que elegir el nombre final nos ha costado más que a Mónica Pont acabar una sopa de letras, pero finalmente hemos llegado a un consenso y tenemos nombre para la sección… ¡Oye, no estás solo!

Gracias a Iván Inarra y a La Ficha Rosa del Trivial por proponernos el nombre, los dos sois padrinos oficiales de esta sección. Os podéis sentir como Ivonne Reyes y Elsa Anka visitando el Grand Prix. Como estamos en crisis y solo tenemos un premio, tenemos que recurrir al señor notario que nos indica que Iván fue el primero en postearlo. ¡Fuerte el aplauso!

Ahora sí, vayamos con nuestro primer caso real, recibido vía Facebook. Please, para que esto pueda tener sentido necesitamos vuestras preguntas, dudas, historias… Rellena el cuestionario que está en la pestaña Contacto. También puedes enviarnos un privado desde la página de Facebook. No te preocupes amiga, guardaremos tu economato anonimato. Aunque si tu anonimato te importa menos que un elefante al rey, puedes escribirnos en el propio muro de Facebook, o dejándonos un Tuit en @Sufridores.

Dramatización del caso de hoy
Dramatización del caso de hoy

Lo primero gracias por abrir este consultorio, porque ya no sabía a quién recurrir.  Bueno el caso es que estoy hecho un lio. Hace un par de años me enamoré de un chico, un flechazo clásico (empezamos a hablar por Bakala, pero no de sexo, y claro eso suma puntos, y si encima es sobre la Britney ya ni os cuento lo chiflado que me quedé, que yo soy muy flan). Lo que pasó después es que me estuvo mareando como si yo fuera Merche, con una de cal y otra de arena. Para olvidarle tomé la decisión de buscar a otro, y lo encontré. Un chico nuevo que entró en el grupo de amigos maricas. Alto, moreno, guapo, eurofan…  le falla que no le gustan los musicales, pero bah no hay que ser tan quisquilloso. Pasamos un verano estupendo de un lado para el otro, y estas últimas navidades superbien. El caso es que yo era el unico que vivía ese amor (He de aclarar que soy muy moñas y lo que quiero es que me lleven al cine y ya luego trikitraka salvaje si eso) a la vez el anterior seguía escribiéndome de vez en cuando y me daba a veces lo mío y a veces me lo quitaba el muy bitch.

Entrado el año nuevo he conocido gracias a dos populares redes sociales que empiezan por B de zorra, a dos chicos nuevos. Uno que viene de lejos a hacer el doctorado a mi ciudad durante los proximos 4 años y el otro que vive y está establecido al otro lado de la montaña. Los dos muy majos, y resultones (uno es fan de Floptina Aguilera pero bueno, nadie es perfecto).

Siguiendo con mi drama, el que más me gusta de estos dos es el del otro lado de la montaña, es decir, con el que tendría que vivir una relación a distancia, con los problemas que eso supone. Y a la vez sigo tratando con el eurofan amigo que me tiene un poco loco y desconcertado porque ahora parece que si quiere, y a mayores el fan de la Britney que de vez en cuando vuelve pidiendo guerra… ¿Qué hago? 

I. – un sufridor de teentaitantos.

—–

Querido Sufridor,

Tu situación es bastante similar a la de cualquier concursante de la subasta del “Un,Dos,Tres”. Han ido pasando por el programa de tu vida regal… digo, chicos, y los has ido descartando. Ahora estás en la encrucijada de los tres últimos regalos y solo puedes quedarte con uno.

El de la montaña es como si te tocara un fabuloso apartamento… en Santo Domingo. Vale, maravilloso destino, precioso pero, ¿cuántas veces vas a ir a Santo Domingo a disfrutar de tu apartamento? ¿Te vas a conformar en verlo por fotos? Para eso ya puedes tener sexting con cualquier chico random de internet o enchufar Cam 4. Además, ya no existe el Diario de Patricia para que te lleven a tu novio de Internet, lo cual es una desventaja. Aunque existe la opción de ir a Hay una cosa que te quiero decir, declarar en público que os queréis mucho y tras finalizar la grabación os vais al hotel que pone la producción del programa y jugáis a hacer bebés. Pero eso pan para hoy y hambre para mañana, y por lo que nos cuentas, te gusta mucho el pan.

"Sí, yo puse de moda el chandal de felpa ante de que llegara Primark a España"
“Sí, yo puse de moda el chandal de felpa ante de que llegara Primark a España”

Como tampoco te vas a quedar en chándal en el portal de tu casa, y una vez descartando el montañés, nos quedan dos opciones. La cosa está entre el chico que te da más alegrías que el azulejo de Porcelanosa, o el del doctorado, que sería como “plantarte con las 300.000 pesetas”. Igual no es el gran premio, pero oye, también te vale para tapar agujeros. Y por eso colegiamos que quizá deberías darle una oportunidad. Te llevará a ver exposiciones cuando salga de la biblioteca, a ver pelis checoslovacas de postguerra en su salón tras una bonita cena, que al final, es lo que buscas. Eres como “La Bombi”, mucho escote, mucho zorrear, pero en el fondo conservas esa inocencia en busca del amor que te lleve de Luna de Miel.

Además, si la cosa no cuaja, tendrás en la recámara al Baby one more time, que al fin y al cabo nunca ha estado ni dejado de estar.


Blog sobre televisión, música, cine y lo que surja, siempre desde un punto nostálgico y humorístico. Emitiendo de manera ininterrumpida desde 2009.

6 comentarios en “Oye no estás solo: El caso de I.

  1. He leido el testimonio, y segun lo hacia, pensaba, vaya, que sueltecito, pero me puse a buscar la viga en el ojo propio y me di cuenta que yo he vivido situaciones similares a las de “un sufridor de teentaitantos” y le daria el siguiente consejo, cuando aparece el hombrede tu vida, no tienes ojos para otros, ni te cuestionas la posibilidad de que “seria de mi vida si…” creo, pues, que debes disfrutar de todos, sin comprometerte, eso si, que ellos tengan claro que no es algo serio, y que no estás para que te pongan la correa.

  2. Como me dijo hace muchos años mi mejor amigo: no vayas buscando a la persona de tu vida, porque puede que haya muchas personas en tu vida, y que cada cual obedezca a una situación concreta de la misma. Hemos recibido una educación muy conservadora en dicho sentido, según la cual teníamos que responder a un patrón familiar. Y aunque las leyes se reformen o las mentalidades cambien, siempre vamos a pensar que tenemos que estar con esa persona ‘hasta que la muerte nos separe’. En el fondo, hasta los más ateos caen y son más católicos ahí que el papa, y los que se presumen más ‘progres’, resultan ser los más ‘carcas’. Lo que está claro es que en el fondo todos queremos encontrar a esa mitad con quien envejecer, con quien evolucionar personal y sentimentalmente y con quien compartir ‘la prosperidad y la adversidad’. Con ello no quiere decir que no exista; sino que quizás no debas esforzarte en encontrarla, porque puede que haya diferentes personas que te hagan feliz a lo largo de tu vida.
    No confío en las redes y en las aplicaciones nuevas (pero no las censuro); pero si te va bien, las tomas como lo que son y pasas un buen rato… olé tu. Eso sí: creo que cuando ves a alguien muy pendiente a ese tipo formas de contacto, ya ‘te echa un poco para atrás’.

    En definitiva, disfruta con lo que te has encontrado y no te plantees más. Deja claras las cosas a los dos, que es lo más importante, porque si estás tratando con personas ‘adultas’ van a comprender tu situación: no busques a nadie y limítate a disfrutar porque puede ser que a la persona que buscas te la encuentres en el lugar más inesperado, y ten claro que con tantas facilidades que tenemos hoy día como dicen por ahí para ‘zorrear’, solo estarás seguro con una persona si estás muy seguro de ti mismo.

    No soy quien para dar consejos a nadie, y menos sin conocerte, pero bueno… en eso consiste esto.

    P.D. Hay ocasiones en las cuales no es necesario un flechazo para enamorarte. Puede que haya personas que te ‘conquisten’ (si es que estás en tu momento ‘ñoño’) con el paso del tiempo, así que no descartes a nadie de primeras porque no ha surgido ese feeling (lo digo por el del doctorado).

  3. Pues el que esté más bueno, no? A no ser que alguno de ellos sea especialmente rico y generoso, en cuyo caso puedes compaginarlo con el que esté más bueno. Y si es la misma persona, pues no es necesario ni preguntar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba