Cuánto lo necesito: “Sugiérele a tu marido que te compre un lavavajillas Zanussi” (1980)

Por Mike Medianoche

Aunque el lavavajillas se haya convertido en un electrodoméstico harto habitual en la vida cotidiana de todas nosotras, amigas lectoras (o al menos en la vida cotidiana de aquellos que tengan dicho aparato, claro), hubo un tiempo en el que esto no era tan frecuente. Y por ello, las señoras, tenían que sugerirle a su esposo que les comprase uno. O al menos, así lo da a entender este anuncio de Zanussi de 1980.

anuncio1980 Zanusi

 

Lavavajillas Zanusi. Los auténticos “chefs” -así, entrecomillado- de las buenas cocinas. Rápidos. Silenciosos. Capaces. Económicos. Con varios programas de lavado. Con nuevo modelo panelable y encastrable en muebles de cocina. Elegantes. Para cocinas con muchos tenedores. Sugiéraselo a su marido. Cariñosamente. Como si nunca hubiese roto un plato. Lavavajillas Zanussi.

Así que ya sabéis. Aquellas de vosotras que necesitéis un precioso lavavajillas ponedle a vuestro marido cara de no haber roto nunca un plato. Algo que, según google, si introducís “cara de no haber roto un plato”, podéis hacer imitando a Luis Bárcenas o a Pablo Alborán, según el gusto de la consumidora. Al menos, basándonos en los resultados de búsqueda.

Cara de no haber roto un plato


Redactor freelance. Licenciado en Comunicación Audiovisual y Máster en Publicidad y Márketing.

One thought on “Cuánto lo necesito: “Sugiérele a tu marido que te compre un lavavajillas Zanussi” (1980)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba