625 Líneas

Published on junio 25th, 2016 | by Mike Medianoche

1

Los Chiripitifláuticos inventaron el crowdfunding

De un tiempo a esta parte es muy habitual que artistas o emprendedores  variopintos lancen campañas de crowdfunding o micromecenazgo para sacar adelante un proyecto: un disco, una película, un juego de mesa o una aplicación de móvil, lo que encarte. A veces se logra el fin, como Soraya Arnelas, que hasta vendió los tacones de Eurovisión para pagar un single, y en otras no, como cuando Bjork no logró ni un 5% de la recaudación que pedía para una pp que permitiese experimentar con música.

Muchos consideran que el crowdfunding lo inventó un español, en concreto Lola Flores. Ya sabéis, cuando dijo eso de “Si una peseta me diera cada español, pero no a mí, a donde tienen que darla, quizás saldaría la deuda” cuando Hacienda la pilló con el carrito de los helados por no tributar adecuadamente. En este caso, el dinero se daba a fondo perdido, como cuando compras el paquete más barato de un crowdfunding y éste se traduce en “agradecimiento en redes sociales”. No diré nombre, pero en un proyecto que apadriné se prometió dar las gracias en una web oficial que jamás llegó a hacerse, pero eso es otra historia.

TP Chiripituflauticos

Sin embargo, años antes del Floresgate, ya se realizó en España otro crowdfunding, y encima dedicado a los más pequeños de la casa. Fueron los mismísimos Chiripitifláuticos, el grupo televisivo formado por Valentina, el Capitán Tan, Locomotoro y otros tantos según la etapa, porque hubo varias con entradas y salidas de personajes como Poquito y Mucho, Barullo, los Hermanos Malasombra o Fileto, por citar unos cuantos.

Nos trasladamos al año 1967, cuando los Chiripitifláuticos aún no tenían un espacio con su nombre, sino que sus andanzas se emitían dentro de ‘Antena Infantil / Ven a jugar’  -el primer programa con dos nombres, posiblemente, aunque al final ‘Antena infantil’ acabó desapareciendo-, y en este programa se tenía mucho cariño a Walt Disney, que falleció un año antes. Así que se decidió realizar una recolecta de dinero destinada a los niños para hacer un tributo a Walt Disney en forma de escultura. Y rizando el rizo, a los Chiripitifláuticos se les decía que eran más cursis que el propio Disney. Así de duro.

¿Se llegó a conseguir el dinero? Sí, y gracias a ello se inauguró una escultura de Marino Amaya que recreaba a Bambi, el personaje de la película homónima en la que un pequeño Chicho Ibáñez Serrador participó doblando al conejo Tambor. Y volviendo a hacer un  símil con Lola Flores, en la inauguración, que tuvo lugar el 7 de enero de 1968 en los jardines de Prado del Rey, se realizó un llamamiento como en el de la boda de Lolita, invitando a todo el mundo a pasarse, y hasta se pusieron autobuses gratis desde la Plaza de España.

Monumento Walt Disney prado del rey

El monumento a Walt Disney (Foto: Twitter Hetradio)

En la inauguración estuvieron Locomotoro (Paquito Cano), Capitán Tam (Félix Casas) y Valentina (Mari Carmen Goñi, madre de Isacha Mejíbar, la dobladora de Lisa Simpson), y después de que Valentina cantase una canción la gente comenzó a irse y se formó un tapón brutal que hasta pasaron factura a la actriz. “Al día siguiente tenía cardenales por todo el cuerpo” afirma Goñi recordando aquel bullicio en el libro ‘Chiripitifláutico ¡…es don José!’, escrito por Cruz Delgado Sánchez y Jorge San Román, editado por Diábolo Ediciones en 2013 y que justo ahora vuelve a las tiendas en una nueva edición, con prólogo de Santiago Segura.

Chiripitiflautico es don jose

Y es que aunque muchos no lo sepan, gracias a este trabajo descubrimos que los Chiripitifláuticos, que tuvieron su era dorada entre los sesenta y los setenta, impregnaron con sus personajes y con los actores que les daban vida a toda la cultura popular española, de ‘Torrente’ al ‘Un, dos, tres’. Y es que, por citar un par de ejemplos, en la película de Segura el policía protagonista le parte los dedos a un vendedor de bocadillos interpretado por Santiago Martínez, Barullo, o que el personaje de Dimitri Moskarov de la etapa ‘A leer esta vez’ del ‘Un, dos, tres’, interpretado por Roberto Mosca, que fue Fileto Capocómico en los Chiris, aunque también trabajó en el programa de Chicho en los setenta y en los noventa. Casi nada.

Tags: , , ,


About the Author

Licenciado en Comunicación Audiovisual y Máster en Comunicación y Organización y en Publicidad y Márketing. Su experiencia profesional abarca trabajos como diseñador y editor de vídeo en varias empresas audiovisuales, y presentador y redactor en una TV local. Actualmente, colabora Radiolé como experto en música.



One Response to Los Chiripitifláuticos inventaron el crowdfunding

  1. Mamen says:

    Yo tengo una foto con mi hijo en ése monumento, hace un montón de años… ahora es mucho más simbólica. Me encanta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑
  • No me toques los 90

  • Sufridores en Casa

  • Publiacidez Amazon

  • Recent Posts

  • Archivo

  • La audiencia dice…

  • Categorías de Sufridores En Casa

  • Publiacidez Camela

    Banner_La_banda

  • Amazon Cine