625 Líneas

Published on julio 13th, 2016 | by Mike Medianoche

1

Lecquio: de ‘La máquina de la verdad’ de Antonia Dell’Atte al poli de Olvido Hormigos

En ‘Sálvame Deluxe’ semana sí semana casi que también la insigne Conchita realiza polígrafos a famosos variopintos, como hacías tú con ‘El detector de mentiras’ de Mattel’ en tu infancia. Aunque Jorge Javier pregunta  a su invitado no si llevaba gabardina o sombrero como en el juego de mesa, sino con qué famoso se ha acostado, a qué hijo quiere menos o qué adicciones tuvo en el pasado.  Este viernes fue célebre el poli de Olvido Hormigos, quien narraba cómo estuvo liada con un colaborador de Telecinco del que en ningún momento se dio el nombre hasta que a María Patiño se le escapó que era Alessandro Lecquio. Y ahí se armó el belén, María pidió perdón, Olvido se alegraba por no haber sido ella quien se chivase del nombre cual María José Cantudo en ‘El huerto del francés’.

Y parece un asunto baladí, pero la vida sentimental de Lecquio ha estado marcada en cierto modo por este tipo de detectores de mentira. Y aunque el poli de Conchita haya dejado al descubierto que Dado, que actualmente está casado con María Palacios, mantuvo relaciones con Olvido Hormigos nada se puede comparar a cuando su nombre sirvió de eje para ‘La máquina de la verdad’.

17470_la-maquina-de-la-verdad-julian-lago-499x251

Julián Lago homenajeando a ET (Foto:FormulaTV)

‘La máquina de la verdad’ fue un programa emitido en Telecinco emitido entre 1992 y 1994 en el que un famoso (o alguien relacionado con un caso famoso) se sentaba en el programa primero para debatir algunos aspectos de su vida, y luego para que propiamente la máquina de la verdad que daba nombre al programa determinase si miente. Bueno, la máquina no, un señor extranjero, Edward Gelb, al que una voz en off traducía simultáneamente. Porque ya sabemos que los extranjeros dan más verosimilitud ya sea para analizar un polígrafo o para hablar con los muertos, por ejemplo. Y todo este tinglado bajo la batuta del presentador Julián Lago, quien puso de moda eso de «no me conteste ahora, hágalo después de la publicidad».

Por allí se sentaron entre otros el mayordomo de los Marqueses de Urquijo para arrojar luz sobre el asesinato de éstos, la modelo y actriz Amparo Muñoz para contar algo tan íntimo como su estado serológico después de que Rosa Villacastín publicase de manera incierta que tenía sida, o incluso Carmen Flores, de quien se puso en tela de juicio que Lola Flores no fuese su hermana sino su madre. En el plató se sentaban diversos periodistas o personas relacionadas con los famosos, algunos luego muy famosos como Jesús Mariñas. Cuando el caso de Carmen Flores una de las asistentes en plató era Paco España, un travesti imitador de Lola Flores, y la propia Lola Flores, que dijo que si algún día querían que ella se sentase en la máquina fuesen poniendo ceros al talón.

la maquina de la verdad telecinco

Antonia Dellate mientras le hacen un chequeo médico

Y en una de sus emisiones, la del el 13 de octubre de 1993, más recordadas los protagonistas fueron Alessandro Lecquio, Ana Obregón y Antonia Dell’atte, durante la etapa en la que el Conde que apareció en una revista acostándose con Mar Flores acababa de abandonar a Antonia porque se había enamorado –y había preñado– a Ana Obregón.  Quien se sentó en ‘La máquina de la verdad’ fue la propia Antonia,  que ofreció al programa su mejor dato histórico con más de siete millones de espectadores.

La trama principal del programa fue si Antonia tenía más cuernos que un saco de caracoles o qué carajo pasó entre Lecquio y Ana Obregón, y de invitados estaban entre otros Massiel, que comenzaba su carrera televisiva como tertuliana y comentarista de lo que corresponda. “Celos pasiones y venganzas envuelven desde hace dos años y medio el triángulo sentimental que forman Antonia Dell’Atte, su todavía marido y la actriz Ana García Obregón” decía Julián Lago en la presentación, y no se equivocaba. Allí había mucha vendetta italiana.

ana-obregon-farmacia-de-guardia

Ana Obregón intentando que nadie la reconozca por la calle después de la emisión

Antonia tenía el corazón más partío que Alejandro Sanz, y ni tiritas ni nada podían arreglarlo, y claro, durante la emisión del programa se encendió, tanto que muchos podían pensar que la modelo iba hasta el culo, y hasta el presentador le dijo en cierto momento “No se sobreexcite que va a causar muy mala impresión”. La Dell’Atte, que todavía no hablaba un fluido castellano, criticaba a los periodistas con pullas como “eres un cotilleo” y culpaba a Ana y Alessandro de haber “destruido mi imágine”, así, acabado en “e”. Y cuando no sabía muy bien cómo empezar una frase lo hacía con su mítico “cuidado”.

massiel la maquina de la verdad

Massiel mirando a la Dell’Atte darlo todo

La pobre Antonia decía que ella iba allí solo a decir la verdad, y que los que mienten eran Lecquio  y Obregón, y poco a poco los puso a caer de un burro. A ella la llamó tonta, fantasiosa, mentirosa, sinvergüenza, cotilla y de inteligencia muy corta, a Lecquio lo llamó “tonto diabólico”  y hasta cobró el pequeño Álex Lecquio, al que tachó de “cerdito”.

La máquina de la verdad confirmó que el conde jugaba a dos bandas,  que mientras vivía con Ana Obregón durmió usted en la misma cama que él y Antonia se negó a sus insinuaciones sexuales,  por ejemplo. Pero como había soltado tal sarta de burradas Ana Obregón acabó denunciándola, y la ley le dio la razón a la bióloga.


Tengo 20 años / Antonia Dell’Atte en La máquina… por Sh0xTL

Pero ya sabemos que luego ambas hicieron caminos paralelos pero similares, con puntos comunes en el currículum como el haber sacado un disco o el presentar el ‘Qué apostamos’. Y que hace no mucho hicieron las paces previa exclusiva en el ¡Hola!, porque las rencillas con pasta de por medio se limpian mejor.

¿Veremos algún día a María Pala
cios con Olvido Hormigos en plan amigas?

Tags: , , ,


About the Author

Licenciado en Comunicación Audiovisual y Máster en Comunicación y Organización y en Publicidad y Márketing. Su experiencia profesional abarca trabajos como diseñador y editor de vídeo en varias empresas audiovisuales, y presentador y redactor en una TV local. Actualmente, colabora Radiolé como experto en música.



One Response to Lecquio: de ‘La máquina de la verdad’ de Antonia Dell’Atte al poli de Olvido Hormigos

  1. Xuko says:

    «Me acuerdo del caro Dado, tu me has engañado, tengo los papeles!» Es un programa mítico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to Top ↑
  • Publiacidez Amazon

  • Sufridores en Casa

  • Recent Posts

  • Amazon Cine

  • Archivo

  • La audiencia dice…

  • Categorías de Sufridores En Casa

  • Publiacidez Camela

    Banner_La_banda