La primera salida del armario de ‘Al salir de clase’ (antes de Santi y Rubén)

Al salir de clase’ fue una serie enfocada a un público juvenil que Telecinco estrenó en su sobremesa en septiembre de 1997. Fue un éxito, y llegó casi a los 1.200 episodios, durante cinco años. Según Wikipedia, ‘Alsa’ tuvo casi 80 personajes protagonistas o coprotagonistas, entre los que destacaban nombres como Íñigo, David, Míriam, Sócrates o Elena.

Como tantas ficciones, en la serie, de diversidad, había lo justo, y de esos 80 personajes pocos fueron LGTB; o mejor dicho, LGB, porque ni había transexuales ni se les esperaba. De todos estos, quizá los más recordados son Santi, interpretado por Alejo Sauras en la temporada tres, y Rubén, interpretado por Bernabé Fernández. Ambos se convirtieron en la primera pareja joven gay de nuestra televisión, pues hasta entonces algún adolescente había salido del armario, pero nunca había encontrado el amor.

Antes, en la temporada 2, pudimos conocer a Clara (Laura Manzanedo), que comenzó siendo lesbiana. Se enamoró de Míriam (Marián Aguilera), y como esta no le hizo caso, le quemó la casa. Pero pronto Clara olvidó a las chicas y comenzó a tener novios; más tarde diría que su orientación sexual había sido consecuencia de tener un padre poco deseable, como si por un trauma te pudieras cambiar de acera.

Nico de 'Al salir de clase'
Rodolfo Sancho fue Nico en ‘Al salir de clase’

Sin embargo, ya en la primera temporada ya hubo una trama que permitió a algunos espectadores descubrir que no todo tenía que ir por un camino de heteropatriarcado. Todo comenzó en el episodio 55. En una escena costumbrista, Eduardo (Carlos Sobera) estaba en la cama con su mujer Isabel (Prado Rivera) hablando de lo amigos que son su hijo Nico (Rodolfo Sancho) y Quique (Jesús Cisneros), el dueño del Twister, el bar donde se reunía toda la pandilla.

Ella le dice, sin mucha importancia, que Quique le pareció “un poco raro”. Eduardo le dice que para nada, que es “estupendo”, y que no hay nada de raro en la amistad que ambos han forjad. Mientras ella se gira para dormir, ella comenta que “igual son apreciaciones mías, pero creo que es homosexual”. Entonces Eduardo se levanta como un resorte y exclamaba “¡Maricón! ¡Que Nico y Quique se han hecho amigos, pero muy amigos”. “Vamos a ver, Eduardo, ¡no estarás pensando que Nico es homosexual!”, le intenta calmar su esposa, invitándole a que no se preocupase, que en su casa no se iba a vivir una tragedia como que un hijo entienda.

Así llegamos al episodio 56, ‘Problemas de identidad’. En él, Quique ha invitado a comer a Nico a su casa, y Nico dice que después del banquete pega una siesta. “Estos sillones son muy buenos para esto”, le sugiere Quique, que comenta que “esto es vida” y que “qué más se puede pedir”. “¡Pibas!” pide Nico, que parece ser un ardiente adolescente (el personaje, el actor que lo interpretaba, Rodolfo Sancho ya era padre en aquella época y todo).

Tras hablar de Raquel (Elsa Pataky) Nico le pide a su amigo que le cuente más cosas de él, porque le encanta “ir de misterioso”. “Reconoce que eres un bicho raro…” dice Nico, como si fuese un cumplido. “Yo me veo de lo más normal, quizá los raros son los otros… Los que no son como yo” le responde el colega, que se define a sí mismo como “poco exigente, me conformo con cualquier cosa”.

Jesús Cisneros fue Quique en 'Al salir de clase'
Quique, uno de los pocos personajes bisexuales de nuestra televisión

Nico le pregunta entonces si liga así “porque tienes pinta de levantarte mogollón de tías”. “De tías y lo que no son tías”, le dice Quique. Esta respuesta confunde a Nico, que necesita saber más: “¿Por ejemplo?”. “Por ejemplo, tíos”, dice Quique, riendo. “¿También te gustan los tíos?” quiere saber, extrañado. “Digamos que no me disgustan”.

A Nico esto le desconcierta. Quiere saber si su amigo habla en serio, y reconoce que es “mogollón de raro” su bisexualidad (palabra, que, por cierto, no se pronuncia en ningún momento). “Estas cosas pasan, sabes” le dice Quique intentando darle naturalidad al asunto. Nicolás entonces tiene miedo de estar cerca de un sodomita en potencia, y le pregunta que por qué se lo cuenta a él. “No te montes ninguna película, Nico. Tú me has preguntado y yo te he respondido”, espeta Quique.

Esa noche ambos coinciden trabajando en el Twister, y Quique saca el tema de por qué se fue corriendo de su casa, y Nico, que es muy maduro para su edad, se disculpa. “Me dan igual tus inclinaciones sexuales. Soy un idiota”. Quique le tranquiliza: no le invitó para ligar con él. “¿Sabes una cosa? En el fondo te envidio. Te lo has montado dabuti, tienes el doble de posibilidades que yo” dice Nico, en lo que se podría considerar entonces como un diálogo de lo más progresista.

Quique y Nico en 'Al salir de clase'
¿Cómo habría sido la carpeta de estos dos? ¿Nique?

Cosas del destino (y de los guionistas), años más tarde el citado personaje de Santi se declararía a Nico. Pero esa es una historia que debemos dejar reposar, para analizarla dentro de unos años. O mejor, os leéis este hilo de Twitter del escritor Alex Pler, donde repasa la historia de ambos personajes con mucho cariño.


Redactor freelance. Licenciado en Comunicación Audiovisual y Máster en Publicidad y Márketing.

One thought on “La primera salida del armario de ‘Al salir de clase’ (antes de Santi y Rubén)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba