Homenaje SEC a la Gran Vía Madrileña (I)

Por JoniPod

Por si alguno no se ha enterado a estas alturas, la Gran Vía de Madrid ha cumplido sus primeros 100 años. Parece que fue ayer cuando Marujita Díaz caminaba por esas baldosas recién puestas por órden del Manuel Fraga Rey Alfonso XIII. Durante las últimas semanas son muchos los medios que se han sumado al homenaje durante estos días, y nosotros no íbamos a ser menos. Por eso hemos decidido recoger algunos de los rincones favoritos de cualquier Sufridor en Casa que se precie. Como son muchos y queremos que te dé tiempo a visitarlos todos, hemos dividido el post en dos partes. Te damos hoy las tapas y el primer fascículo, para que aproveches el fin de semana; y el próximo lunes conocerás el desenlace, como si de la serie de La Duquesa se tratase. Comencemos nuestro viaje…

El edificio de “la Telefónica”

Patricia, emocionada al saber que puede ganar nuestro Apueste por Una. Hazla feliz y vótala.

El que fuera edificio mítico de las telefonistas de antaño, de los empleados de la Compañía que hacía que Chicho tuviera que pagar el mantenimiento de la linea solo para llamar una vez por semana a los Sufridores en Casa, ahora se ha reciclado a Tienda, con escaparate y luminosos como si estuvieras en un videoclip de Holly Balance… o un “quiero ser una Apple Store y no puedo”. A destacar que los teléfonos expuestos dan calambre, igual es que detectan si eres cliente de la competencia…

No te extrañe acudir a la tienda y encontrarte a mucha gente alrededor. Es el punto de encuentro ideal de para quedar con tus amigas de provincia que se han cogido un hostal baratito en Fuencarral, y todavía se pierden por el centro de Madrid.

El H&M de Gran Vía

37920-hm_granvia_no-375x500

 

Podríamos considerarlo como una sucursal de Chueca, una especie de “Carrefour Express”. La densidad de homosexuales por metro cuadrado en la tienda es casi tan alta como la de cualquier bar de Torremolinos. Hemos llegado a la conclusión de que el departamento de Recursos Humanos de la Tienda es como los castings de Fama, cuantos más discos de Madonna, tatuajes o pantalones de pitillos tengas, más puntos obtienes en las entrevistas.

Al principio el H&M era la excusa perfecta para los que venían de fuera de Madrid por aquello de que “en mi ciudad no tenemos”. Años después, con la democratización de la cadena sueca por los pueblos de España, el argumento para ir se convirtió en  “es que no es la misma ropa”. Cuando tú sabes que, más tarde o más temprano, en el H&M de la 86th,  en el de Las Palmas (que está el de chicos en el centro comercial Las Arenas, amigos insulares) o en el del Vialia (que va Mike a comprarse la ropa para ir a Torremolinos) es la misma. También te dirán eso de “ay, es que es muy baratita”. Y entonces es cuando tú les mandas al Primark o al Lefties.


El SEPU

sepu_encierro

 

Para los que seáis de la generación 1990 o llevéis poco en Madrid, SEPU eran las iniciales de “Sociedad Españolas de Precios Únicos” y fue el primer gran almacén español. SEPU ocupaba el lugar que actualmente ocupa el H&M. Ir a SEPU era de las experiencias más SEC que hubieras podido llevarte a la cara. Desde la ropa, al más puro estilo “in extenso” o “c&a” pasando por la bisutería de la entrada, cargada de amatistas y otras piedras fakes al estilo de Marina Danko o el bazar de juguetes y material escolar de la planta baja, que era como ir al chino de tu barrio.

Fueron pioneros en técnicas marketinianas para retener a sus clientes. Así, en SEPU había escaleras mecánicas de bajada…pero no de subida, algo de un hijoputimo supremo si tenemos en cuenta que la media de edad de su clientela es similar al de las meriendas de Rodilla. Pero lo mejor del SEPU era la cafetería, un espacio con mesas y sillas de plástico blanco, al más puro estilo campo y playa Carrefour, para que te sintieras como de picnic en el centro de Madrid.

El MCDonalds de Montera

mcdonalds

 

Sí, Madrid es tan cosmopolita que hay un rincón en el convergen Ronald McDonalds y las mujeres de moral distraida. El punto de encuentro ideal para conseguir un “happy meal”. Nos cuentan que la tienda de Telefónica se posicionó como  punto ideal de encuentro después de conocer varios casos como el que le sucedió a una amiga de mi tía. Decidió ponerse en la esquina del establecimiento fastfood a esperar a un familiar suyo, mientras un transeunte la abordó y le pidió presupuesto, a lo que la muchacha huyó horrorizada. El McDonalds es el típico sitio de ir después de un concierto, antes de ir de botellón o para saber qué tu ligue no tiene futuro porque te ha dicho en la primera cita después de dejaros un mensaje en el chat “te invito a un bigmac”.

Madrid Rock

madridrock

Justo al ladito del McDonalds, lo reconocerás porque estaba en el espacio que ahora ocupa el Freshka de Gran Vía. Echamos de menos el Madrid Rock, porque fomentaba la ley de la oferta y la demanda de los discos. Así, en 1998, cuando escuchabas en Condena Cadena Dial que salía el Minage de Mónica Naranjo, podías comprobar si te ahorrabas 300 pesetas comprándolo en Fnac, en El Corte Inglés o en Madrid Rock.  Eso sin contar el amplio catálogo musical que había en sus 3 plantas, sus dependientes “rockeros” (con diferencia, más majos que los listillos gafapasta de la Fnac) o el espacio de los vinilos ubicado en la parte superior, en la que veías a todos los canis de turno, porque ya sabemos que todos los bakalas llevan un DiscJockey dentro.

Nos gustaría saber cuáles son esos lugares míticos de la Gran Vía que no deberían faltar en la segunda parte del post. Continuará…


12 comentarios en “Homenaje SEC a la Gran Vía Madrileña (I)

  1. Me llena de orgullo y satisfacción desvirgar el asunto este de los comentarios, aunque sólo sea para lamentarme una vez más de no haber pasado por la Gran Vía antes del cierre del SEPU, o para confirmar que, efectivamente, me he llevado más de una hostia electromagnética en la tienda Telefónica del edificio Ídem… No sé si será tanto LED, tanta luz, o tanto segurata, pero vamos, que no es normal. Viva la Gran Vía y Feliz cumplesiglo (que a ver quién puede enorgullecerse de que le digan eso, aparte de Sara Montiel)

  2. Reconocere con cierta vergüenza que yo tuve unos gayumbos “in extenso”.
    Y me he alojado en el Hostal Metropol, buscad, buscad…

    ¿Lugares miticos? Claramente, el desaparecido Dunkin’ Donuts.

    [Hecha una Mierda, xDDDDD]

  3. Plas plas plas!
    Me ha encantado el post!
    Y qué decir de la tienda de Telefónica, si cada vez que salía de trabajar del Freshka me quedaba sin retinas por los fogonazos de las “ventanas de plasma”!!
    xD

  4. Yo echo mucho de menos Madrid Rock y el Sepu. El primero por que alli me compre discos miticos y el sepu por que me encantaba entrar alli e impregnarme de esa atmosfera decadente… Era como volver a los 70!

    besos

  5. Es un pena lo del Madrid Rock, era un local muy entretenido para perder la tarde en su amplia sección de ofertas o la de singles -los cuales ya están cuasi desaparecidos-, el SEPU… me hace sentirme mayor, porque si lo recuerdo.

    Para la segunda parte por ejemplo pondría entre otros el salón de juegos donde todos hemos bailado en las máquinas de baile, a la vista de toda la gente que pasea por la Gran Vía (y algunos haciéndolo fatal, entre los que me incluyo), el primer McDonalds que es el que está en Gran Vía, los teatros… hay tal cantidad de cosas para hablar de la Gran Via… ¡Ahh y la escena de “Abre los ojos” con la Gran Via vacia!

    ¡Un besotee chicos!

  6. Sin duda y por decir solo uno, despues de pensarmelo 12 segundos…
    en el siguiente episodio no puede faltar LA CEFETERIA NEBRASKA DE GRAN VIA por ser unas cafeterias muy madrileñas y porque en ella Joaquin Luky creo el universo Tamara.

  7. no voy mucho por madrid, pero es verdad q en granada no hay h&m (aun) y es lugar de paso obligatorio el de gran via… ademas de la casa del libro, seria mi aportacion ^^’ me encanta tirarme horas entre maravillas de taschen o comics frikys… q me gusta un superheroe!! ^^’

  8. Grandioso, he estado en todos los sitios que decís, no sólo de Madrid. Yo compraba en el H&M de Las Palmas de Triana y nunca me planteé que no hubiera ropa de hombre alli… El Sepu me trae malos recuerdos, pq mi apellido empieza por Sepu y mucha gente me llama así,y cuando descubrí que era una tienda de ropa asquerosuna (tipo el 99 de Mesa y López de Las Palmas) casi me da algo… El único sitio que nunca he estado ha sido en Madrid Rock, pero aqui en Sevilla teníamos uno que era el Sevilla Rock que estaba al lado del cortinglé y fue una estafa cuando lo cerraron… A Sevilla la fnac no ha llegado hasta hace unos 3 añitos, asi que nos teniamos que joder con lso precios del cortinglé, sin poder echar pestes de los gafapastas de la Fnac

  9. Pues para mi la gran via era de transito diario desde antes que aparezca el euro pero tampoco es que la usase mas que como eso, una via. Recordaré los niñatos amontonaos en la puerta del donkin donuts, las colas horribles de la agencia de doña manuelita para comprar la loteria de navidad, los hermanos heavis que se han quedado en la puerta del madrid rock cuando habia madrid rock, los carteles aun pintados a mano (y mal) de las peliculas de los cines a la altura de callao, la gran sala de tragaperras que atrae a tantos chinos, ya ya mas en el presente los quioscos 24hs de productos argentinos.
    Para algunos fué tambien zona de necesidad ir a los cybercafé y a los western union, que seguramente deben seguir firmes en su sitio.
    La sala arena no se cuenta porque esta del lado de princesa, que si no…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba