10 razones por las que siempre recordaremos al VHS

Por JoniPod

En Sufridores en Casa tenemos la costumbre de dedicar post homenaje a aquellos personajes afines al blog que por desgracia nos van abandonando y se nos van allí arriba como  Florinda Chico, Isabel Patton, Valerio Lazarov… Este último fue un genio que revolucionó la forma de hacer televisión, de la misma forma, en los 80, revolucionó la forma de ver la tele el VHS. Después de un claro “Apueste por una” con el BETA, el amigo VHS conseguía hacerse con el triunfo y se convertía en el sistema de video estrella de la década en que Vicky Larraz fue a la OTI con Bravo Samurai, e incluso hasta avanzados los 90 todavía seguíamos comprando este formato para ver películas, grabar programas… El Laser Disc intentó acabar con él al más puro estilo Encarna, pero no pudo…fue el DVD el que finalmente se haría con el reinado en cuanto a copias físicas. Hoy en SEC queremos hacer un homenaje al difunto VHS, estoy seguro de que somos muchos los que conservamos un reproductor de video (en mi caso un Grundig) y miles de cintas con muchos recuerdos. Seguro que te identificas con alguno de estos recuerdos…

1.Porque había reproductores y reproductores. Comprarse un video empezó a ser lo más habitual del mundo a partir de mediados de los 80, claro que había siempre “early users”, como mi tío que al igual que fue pionero en el pueblo comprándose la parabólica , fue de los primeros en la familia en comprarse un video. Servidor recuerda de pequeño ir a su casa y sorprenderse con el hecho de poder ver “pelis de dibujos” sin tener que esperar a que la pusiera en televisión, o que grabara programas de Galavisión. Como muestra de la competencia entre marcas podéis ver este anuncio de video JVC, y este otro de Philips, que refleja los 80 en estado puro. Si de todos modos eras un tekkilola de los que pensaba que el VHS no iba a tener mucho futuro, los de Grundig seguían fabricando otros formatos de video para ti…

2.Porque como en el mundo del cassette, el mundo del VHS era muy grande y variado. Lo standart eran las cintas VHS de 180 minutos, pero claro, había marcas y marcas. Las había de calidad suprema tipo SONY, PHILIPS o HITACHI (normalmente coincidían con los fabricantes del aparato) pero si tu presupuesto era más ajustado te tocaba pillarte las marca blanca tipo Alcampo o Continente…porque hay que ver lo baratas que eran las cintas de video marca “FLASSSH” que vendían en lo que luego sería Carrefour. Venían en un “cartón” más fino que una compresa de 2031 y no traían material para etiquetado. También había variantes de 120min, ideales para películas o las de 240min. por si querías grabar un programa de Jesús Hermida.

3.Por el arte del etiquetado y decoración. Los VHS vírgenes traían su tira con etiqueta para el frontal, la parte superior, y ya si tiraban la casa por la ventana te metían una pegatina para colocar en el lomo de la funda o números para poner la fecha. Claro, como fuera una boda del 11-11-91, o gastabas los números de otra caja, o poco tenías que hacer. El siguiente nivel para perfeccionar tus VHS caseros era comprarles esas cajas duras negras, dignas de videoclub y meterle un papelito con una foto o título del evento. Con la “democratización” del PC, el wordart fue el mejor amigo de estas fundas. Mención especial a la revista TP que regalaba todas las semanas la carátula de alguna de las películas que daban en la tele y te podías montar tu videoteca casera (aunque eso supusiera hacer una labor de artesanía para estar pendiente de darle al pause cuando saltaban los anuncios)

Si tienes la carátula original de "SuperNova" enviala por favor al apartado de correos de SEC
Si tienes la carátula original de “SuperNova” enviala por favor al apartado de correos de SEC

4.Porque gracias al VHS, el videoclub vivió sus años de gloria. Había dos cadenas, como mucho autonómica en algunas provincias…o te tragabas “La Clave”, o “Entre Amigos” o la película de “Lina Morgan”. Siempre nos quedaba ir al videoclub y llevarnos alguna peli del momento, o cintas de dibujos animados. Mi tio, ese que fue pionero comprando su VHS, volvió a innovar, y hacia 1987 se compró su segundo VHS, lo que supuso dar la bienvenida al mundo de la piratería copia para uso doméstico y que todo lo que alquilaras en el videoclub te lo pudieras quedar a perpetuidad, como la corona de Miss España 2012. En esa década aprendimos la pereza que daba a veces bajar a devolver la “peli, las mutas que te ponían, sobre todo para aquellos que nunca hubiera pisado una biblioteca.

5.Por su moderno método anticopia. Como recordarás, cuando querías que no te borraran esa película que habias grabado de la tele, o la comunión de tu niño, tenías que aplicar todo tu destreza con un avanzado método de bloqueo consistente en eliminar la pestaña que traía la cinta en el frontal. Claro que, como en las cintas de cassette, para volver a grabar “encima” era tan sencillo como colocar un poco de cinta adhesiva/celo en el frontal, y estabas en posibilidad de reutilizarla o en algún caso, causar una desgracia cuando por error en medio del sacrament, cuando tu pequeño está a punto de recibir el cuerpo de Cristo aparecen unas imágenes de Isabel Gemio jugando al 3×4.

6.Por los fallos de audio e imagen. El hecho de “regrabar” en las cintas, o repetir la misma escena 80 veces (aplicable a ver pelis porno o volver a ver la aparición de ET) hacía que las cintas se desgastaran más que el formato de “Tú si que vales” en TeleCinco. Era muy común que la imagen tuviera muchos saltos, interferencias o que el sonido se perdiera o distorsionara como si estuviéramos escuchando a Paulina Rubio en directo. Me comentan por el pinganilo que uno de nuestros lectores tenía el VHS de “La Princesa Cisne”, que le marcó la infancia y nunca olvidará que durante 5 minutos el audio se perdía y luego se distorsionaba como si la princesa fuera un monstruo. Cosas que pasan…

El Mister Proper de los videos
El Mister Proper de los videos

7.Por las cintas limpiacabezales. Cuando al meter la cinta en el VHS y darle al play el programa o la serie se veía con más nieve que un videoclip navideño de Mariah Carey era momento de plantearse si era la cinta o el reproductor. En caso de que fuera el video se puso muy de moda comprar un método “limpiacabezales” que solían ser los cúlpable. La variante más popular fue aquella que te incluía una cinta, una gamuza y un liquido que olía a alcohol “chungo”, la tenías que meter unos minutos y ver como en la pantalla se iban corrigiendo los errores de imagen… Qué tiempos…

Regalo del Corte Inglés por comprar el cd de Thalia...en 2002
Regalo del Corte Inglés por comprar el cd de Thalia…en 2002

8.Porque abrió un mundo nuevo a los coleccionables y a la prensa. El boom del VHS trajo consigo que los periódicos y las revistas empezaran a regalarnos cintas de todo tipo. Que yo recuerde las revistas de videojuegos, que te daban cintas con previews de juegos, spots… en el periódico te regalan “los mejores momentos de las carreras de rallies”, “Canarias vista desde el fondo del mar” o el boom de dar películas (como las que ahora caen en DVD). Se puso de moda bajar los domingos a por el periódico y traerte la peli, o hacer coleccionables de “cine de terror” con el primer fascículo y dos VHS con 1995pts… En mi casa todavía guardamos la colección de películas de Tintin en video, o cuando vendían los capítulos de “Érase una vez la vida”. Eso sin contar con comprarte los conciertos de tus artistas favoritos también en VHS, como el de las Spice Girls o Mecano. De repente acababas con colecciones interminables de cintas, muchas de ellas acababan reutiizadas para el punto 6.

9. Porque el “cómo se entra a intenné” de hoy, fue el “cómo se programa el video del ayer. Como contábamos en el punto 1, había reproductores y reproductores, algunos estaban superavanzados y te dejaban programar con todo detalle si querías que se grabara “Cristal” a partir de las 15,30. Le podías poner hora de inicio, hora de fin, sin querías que grabara en SP o LP. Porque ese era otro dilema, tenías la opción de grabar en modo de reproducción normal o larga, doblando la duración de tu cinta,pero siempre te decían que era de peor calidad y te acabarías “cargando” antes el VHS… Lo cierto es que al menos en mi casa nunca nadie sabía programar el video y le tocaba a un servidor dar las indicaciones. En nuestro caso era un video “Hitachi”, con un maravilloso botón naranja de “REC”, y un ajustador de imagen.

10.Por los videos de primera. Con el video llegaron las videocámaras, y pasamos a grabar todo tipo de acontecimientos. Recientemente gracias a que mi tío (sí, el mismo de la parabólica y el video) se ha comprado un adaptador y pasa los VHS a formato digital, he podido recuperar las actuaciones anuales en el carnaval del colegio, mi primera comunión, las vacaciones en Playa del Inglés,etc etc… con lo que puedes jugar a montarte tu propio “Hormigas Blancas”. El hecho de grabar todo lo que pasaba daba pie a quedarán registradas metidas de pata, caidas, accidentes varios… Vamos, lo que hoy sería un “lo subo a YouTube”, a final de los 80 y principios de los 90 se convirtió en un “uy, lo voy a mandar a la tele”. El programa de Alfonso Arús premiaba a los más graciosos, y luego se popularizó en las autonómicas con “Olé tus videos”. El “chicle” se estiró algunos años más comprando videos caseros del formato en otro países… Ahora tenemos internet y los informativos para rellenar con este tipo de video.s

 


Blog sobre televisión, música, cine y lo que surja, siempre desde un punto nostálgico y humorístico. Emitiendo de manera ininterrumpida desde 2009.

14 comentarios en “10 razones por las que siempre recordaremos al VHS

  1. Qué grande lo de las caratulas que daban las revistas. Fotogramas también se apuntó al carro. Por no hablar de la ola de coleccionables que surgió justito antes de la llegada del más soso DVD

  2. que bueno! yo recortaba imágenes en pequeño de las carátulas y las pegaba en los cantos de las cintas VHS!! aún tengo alguna jeje.

  3. Me encantó el post! Me lo grabo. Oye lo de las caratulas de pelis en la tele era TP? Yo las pillaba de Supertele!!!!

  4. Una reflexión: Habéis comentado que solo tenías dos cadenas o las autonomicas y que, por eso tenías que salir disparao al videoclub pero… No os parece que antes había muchas más cosas que ver en la tele con solo dos cadenas? YO me canso de darle la vuelta al mando y no aguanto dos minutos es ningún sitio. Dice mucho que, la mayoría de las noches termine viendo reposiciones de Aquí no hay quien viva… (no sé si dice mucho de la patética situación de la tele actual o dice mucho de mi mismo, que me estoy volviendo un extraterrestre y no me gusta nada) No os pasa eso a vosotros????

  5. Yo no me puedo creer que alguien lo eche de menos…Sí, como un recuerdo nostálgico estaba bien, pero vamos, yo que soy tan fetichista he tirado todas las cintas y el aparato, que ocupaban una barbaridad de sitio. Y ni en calidad, ni en sonido, ni en pirateo…Que no, que viva el DVD!!

  6. Nostalgia… Yo tengo una coleccion de cine clásico que hice con el mundo en VHS 100 pelis y solo he visto 10 o pocas más, el resto estan pillando polvo en el trastero, la era digital le hizo mucho daño al VHS.

  7. Mis padres todavía tienen el SANYO con SP LP y que por supuesto tenía que programar para grabar a mi madre el culebrón de la mañana, y a veces el de la tarde. En el útimo traslado no quiso ni pensar en deshacerse de él. Tiene como dos cajas llenas de cintas grabadas de pelis y algún reportaje en que salimos la familia. La última vez que lo probé todavía funcionaba. Yo compraba cintas Funay, aunque cuando era algo especial lo grabábamos en Fuji.
    Alguna vez recortaba las carátulas de TP (fuimos fieles a TP durante muuuchos años), y no sé si os acordáis que una temporada junto con las películas, TP ponía un código de barras para una marca-modelo de video que las leía para programar automáticamente la grabación.

  8. (2º intento again)Mis padres todavía tienen el SANYO con SP LP y que por supuesto tenía que programar para grabar a mi madre el culebrón de la mañana, y a veces el de la tarde. En el útimo traslado no quiso ni pensar en deshacerse de él. Tiene como dos cajas llenas de cintas grabadas de pelis y algún reportaje en que salimos la familia. La última vez que lo probé todavía funcionaba. Yo compraba cintas Funay, aunque cuando era algo especial lo grabábamos en Fuji.
    Alguna vez recortaba las carátulas de TP (fuimos fieles a TP durante muuuchos años), y no sé si os acordáis que una temporada junto con las películas, TP ponía un código de barras para una marca-modelo de video que las leía para programar automáticamente la grabación.

  9. Pues yo soy de una época totalmente alejada a la que describes, seguro que mis padres sienten la misma nostalgia que vosotros, pero yo nací en el 2000. Muchas cintas de dibujos eran de las piratas, más antiguas que yo, para que las viera mi hermana, y después hay más modernas, ya compradas. La diferencia de calidad es una barbaridad. Tengo un VHS (de los más modernos, un Daewoo creo) y me puse a ver películas de Disney y Looney Tunes etc., y bueno, con las cintas piratas me pasa como al lector con la princesa cisne, oír a Aladdin o a Blancanieves con la voz deforme es un horror, pero lo peor era que la cinta se iba poniendo en blanco y negro o en color, sin dejarme ver bien la película… Las compradas tienen una calidad estupenda, parecen DVD! Puede que su calidad no sea la mejor, pero es mi formato favorito por todos los recuerdos que me trae!

  10. Buenas tardes. Yo aún conservo un video de 6 cabezales pero sin mando y algunas cintas.
    También conservo un Spectrum Dk’Tronics y un Sinclair +2B. Yo no lo he hecho porque soy joven, pero seguro alguien se acuerda de cuando las emisiones de radio radiaban las cintas y la gente grababa los programas con las radios antes. Eso ya se ha perdido. Creo que eso fueron los cimientos de las informática…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba