Cuánto lo necesito: “Aspirina infantil, con sabor muy agradable” (1967)

Por Mike Medianoche

Son muchos los productos para adultos que tienen o han tenido una versión infantil. Hay un monopoly para adultos y uno junior. La pasta de dientes tiene un sabor fuerte y mentolado para los mayores, mientras que para los críos son más dulzonas (¿quién no se comido alguna vez un poco de Colgate Junior?). Y en los medicamentos, la reina en ese sentido era la Aspirina Infantil.

La pequeña Carmina
La pequeña Carmina

La publicidad que hoy nos ocupa es del año 1967, e invita claramente a que los niños se automediquen. Una niña, más sobreactuada que una actriz de teletienda, posa simulando dolores de cabeza, posiblemente por los deberes de lengua, y con dolor en los dientes por no cepillarse bien la boca. ¿Solución? Aspirina infantil, que para algo tiene un “sabor muy agradable”.

¿El problema? Que estaba tan buena que muchos niños la tomaban por gusto. Y los churumbeles, si tenían algún problema de salud que desconocían o algún síndrome extraño, podían empeorar o incluso fallecer por su uso y abuso. A día de hoy el medicamento ya no existe con este nombre, aunque sí hay otros con el mismo principio activo y se usan principalmente como anticoagulantes (¡gracias por el comodín de la llamada @oroD!)

¿Consecuencia? El producto se dejó de vender alegremente hace más de una década.  Según leo, a día de hoy sólo se vende con receta médica y no va destinada a un público específicamente infantil.

Y como cierre, os invitamos a contarnos vuestro terrible secreto, como si esto fuese el programa Confesiones y el que aquí escribe Carlos Carnicero. ¿Os automedicábais de pequeños con este u otro medicamento?


Redactor freelance. Licenciado en Comunicación Audiovisual y Máster en Publicidad y Márketing.

5 comentarios en “Cuánto lo necesito: “Aspirina infantil, con sabor muy agradable” (1967)

  1. Por supuesto que me automedicaba! Y el único disgusto que tuve fueron los efectos lógicos, pero indeseados, de un laxante delicioso que sabía a tarta de manzana… =P

  2. ¡Por supuestísimo! A esa edad tonta de los 6-8 años tenía sospechosamente muchas migrañas y toses, y es que no veas como estaba también cierto jarabe de la tos del que no recuerdo el nombre 😀

    Ala, no conocía el laxante sabor a tarta de manzana… ya estás pasando la referencia xD

  3. Pues si, lo de la aspirina era mano de santo, pero tambien tenia pasion por el clamoxil en sobre, y me consta que no era el único, una compañera de clase, me confeso que se preparo una caja entera, como si fuera tang, resultado, lavado de estomago en las urgencias del hospital.

  4. Madredelamorhermoso! Llevo toda la vida flagelándome creyendo que era el único niño yonki de la Aspirina infantil y el jarabe Septrín, y veo que ha habido más.
    Eso sí, mi obsesión llegó a tal punto que una vez probé un jabón líquido de Body Shop porque olía igual que el jarabe. En ese momento decidí dejar de automedicarme para no acabar como Tina la de Las Grecas.

  5. ¡vaya! pues yo también era adicto a la aspirina, y mas de una vez me hice el “malo” para que me dieran!! ¡¡y no era el único por lo que veo!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba