Cosas que solo hacen mal los actores de la teletienda

Hace unos días, un amigo que se parece a Milhouse cuando entra en ‘Banda a tope’ me descubrió este vídeo. Un análisis divertidísimo donde se preguntan si los actores de la teletienda son tontos, o si por el contrario sufren algún tipo de problema neuronal, pues a veces es difícil explicar sus comportamientos en los vídeos.

Esto me hizo pensar todas esas aberraciones que hemos visto en los anuncios de Teletienda, palabra que por cierto Antena 3 utilizó para bautizar unos pequeños microespacios de venta por televisión en sus primeros años. Una ‘Teletienda’ que hasta venía especificada en la programación del día, y que contó, entre otros, con Miguel Ángel Nieto y Carmela Castelló como presentadores, como cuento en ‘No me toques los 90’ (libro que, recordad, os podéis pedir para Navidad y apadrinar así a un Sufridor en casa que busca mejorar su situación laboral).

Así, he recapitulado alguna de las cosas que vimos en estos espacios, y que te hacen plantearte cuán tontaina se creen los productores que son los espectadores. Y cuán tontos son los espectadores que picaban y acababan comprándolos, salvo que ellos mismos hiciesen las cosas así, como cuando Homer Simpson compra un exprimidor de zumo cansado de sacar el jugo a las naranjas restregándoselas contra la frente.

Homer-Simpson-zumo-de-naranja
“¿Pero es que hay otra manera?”

Cortar con un cuchillo un zapato, una lata de refresco, y a continuación un tomate, si anunciamos cuchillos Ginsu, que fueron lo más hace veinte años. Eso sí, jamás en casa he tenido la necesidad de cortar una lata vacia, o un tornillo, ni se me ocurrió tampoco picar comida con ese mismo cuchillo sin ni siquiera lavarlo. Eso es de cerdas.

Dañarte la espalda al hacer abdominales en el suelo, tal como se han hecho toda la vida. Si no quieres dejarte los huesos al menear el culo hay que comprar aparatos como el Abdominazer. Además, cuando se está gordito hay que tener cara de triste y jamás hay que cuidar tu imagen, ni peinarte, ni nada. Una vez se adelgaza, ya se puede sonreír, ponerte el pelo adecuadamente y todo eso.

Abdominazer-commercial
Mueve tu cucu

Quemarte la mano y tirar la comida si no usas el guante adecuado. De toda la vida se emplean dos o más trapos, por si acaso. Y cascar un huevo, o cocinarlo, también es misión imposible sin aparatos como el Egg Genie.

Perder el equilibrio si no usas las plantillas magnéticas adecuadas. O al menos yo me lo creía, cuando Antonio Albella anunciaba las Magna Power, que aseguraban que existían desde hace dos mil años.

Derramar la pintura por el suelo de mala manera. Según la Teletienda, si no empleas algo tipo el Paint Partner jamás podrás dar una capa de pintura en la pared de tu casa, ni siquiera contratando a un pintor profesional. De hecho, con el cacharro ni siquiera tenías que envolver el sofá en plástico, porque no ibas a manchar. Ajá.

¿Tu marido ronca? Cambia la almohada. Eso lo descubrimos con la Butterfly Pillow. Ni tiritas para la nariz, ni porras, solo necesita descansar sobre una almohada similar a un cartón de huevos. Y que ni se le ocurra ir al médico a ver si tiene problemas respiratorios o un caso agudo de apnea del sueño.

Una mujer no puede salir a la calle sin un coletero mágico en el pelo. Gracias al Easy Comb vimos cómo el cabello de una fémina puede cambiar de forma y darle apariencia más sofisticada y elegante, y es la diferencia entre ir hecha una puerca o aparentar ser una señora.

Ni sin pañuelo en el cuello. ¿Os acordáis de los anuncios de aquel broche que permitía con un solo pañuelo colocártelo de cientos de maneras diferentes?

Romper una ventana con picadores de verduras que no se limpian bien. Así lo enseñaba Vince con el Slap Chop, a quien dedicamos uno de los primeros post de este blog. Además, aseguraba que sin su aparato no te alimentarías bien, porque no comes ensalada por no picar la verdura. Hasta ahora. ¿Lo recordáis?

Gracias a Internet, además, hemos descubierto anuncios de Teletienda que, de momento, no han llegado a España. Como este, que te crea la necesidad de tener un osito de peluche en el cinturón de seguridad del coche, para sentirte más mimado y protegido.

O este vídeo, que se hizo viral y que a mí me puso un profesor de un curso de márketing digital. Una empresa de batidoras americana lo petó demostrando que su picadora es capaz de triturar un iPad como si fuesen tomates, pimiento y cebolla. Yo no sé vosotros, pero yo ya estoy convencido de que el día que tenga que hacer picadillo mi tecnología obsoleta me compraré esta y no otra batidora.


Redactor freelance. Licenciado en Comunicación Audiovisual y Máster en Publicidad y Márketing.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba