10 motivos por los que siempre recordaremos a Marifé de Triana

Por Mike Medianoche

El sábado nos despertábamos con la noticia del fallecimiento de Marifé de Triana a los 76 años, una artista a la que yo le tenía cierto cariño especial porque mi madre siempre ha sido muy fans de ella. En casa ha habido casettes suyos durante años, y mi mamá siempre cuénta cuando estaba embarazada de una de mis hermanas fue al Teatro Cervantes a verla actuar y luego pudo entrar en el camerino a conocerla. Además, cuando yo tenía unos doce años y era muy capillita, asistí con mi madre a la bendición de la Casa Hermandad de la Cofradía de la Zamarrilla de la que Marifé era hermana (no obstante, uno de sus mayores éxitos fue Romance de Zamarrilla, canción favorita de mi santa madre dicho sea de paso). Y allí estaba Marifé, con un abrigo de pieles y gafas oscuras si no me equivoco, y recuerdo que mi madre volvió a acabar hablando con ella.

Además de ser una gran intérprete de copla, Marifé tiene su ladito más SEC, ya que ha hecho duetos con artistas que van de Marta Sánchez a Loles León, y además ha sido influencia lo mismo para una ganadora de Operación Triunfo que para las Nancys Rubias. Por eso, aquí van los diez motivos por los que nunca olvidaremos a Marifé de Triana.

Simplemente Marifé
Simplemente Marifé


1.
Por la entrevista que Lauren Postigo le hizo en Cantares. En el mítico programa de canción española, Lauren dejó claro repitiendo un buen número de veces cuánto dramatismo tenía Marifé a la hora de cantar.  Pero sin duda, lo más divertido de todo es cuando Lauren pregunta a Marifé, quien le atiende con los rulos puestos,  por sus orígenes, a lo que Marifé explica que ella no nació en Triana sino en el municipio de Burguillos, del “salí de allí siendo un crío”. Maravillosa.

2. Por sus películas. Al igual que Estrellita, Lola o Rocío, Marifé también fue una folclórica que dio el salto al celuloide. En su caso, sólo protagonizó un par de cintas llamadas Canto para ti y Bajo el cielo andaluz. No obstante, dado su ya citado dramatismo al cantar, Marifé se ganó el título de “la actriz de la canción”, chascarrillo recurrente a la hora de hablar de ella, como cuando se dice que la Jurado era “la más grande” o que Lola Flores era “la Faraona”. Aunque en el repaso de los profesionales del cine fallecidos de los Goya hayan olvidado tu nombre, quizá por falta de tiempo, nosotros sí recordamos tus largometrajes, Marifé.

3. Porque reinvindicó el lado más clásico de la copla. En cierta ocasión Marifé le dijo a Jesús Quintero que ella no entendía a la gente que decía que la letra la forma de expresión de la copla está desfasada, y contó cómo en cierta ocasión rebatió en radio tal acusación preguntando, referido a la copla Ojos Verdes, “¿Qué sería más bonito, más moderno, más avanzado, decir Apoyá en el quicio de la mancería o Apoyá en el quicio de una casa putas?“. Eso sí, anteriormente había pedido perdón por le exabrupto. Arte puro Marifé.

4. Porque era tan moderna que pudo inspirar a Amy Winehouse. Marifé siempre tuvo una elegancia exquisita en el escenario, pero en sus años más mozos la pudimos ver con trajes y peinados muy modernos para la época. De todos sus looks, el más delicioso es el que utilizó en el programa Esta noche con…, el cual presentaba la eurovisiva Conchita Bautista.

5. Porque durante tres años actuó en el circo de Manolita Chen. En concreto, fue entre los años 1950 y 1952, cuando Marifé cantó coplas clásicas en este circo tan mítico que incluso ha salido en una película tan mítica como es La Trastienda, en la que la Cantudo enseñó ya sabéis qué.  Algún día deberíamos recordar la historia de la artista circense Manolita, que se casó con el chino Chen, y a la que luego le salió una transexual imitadora con el mismo nombre artístico.

6. Por su programa de coplas en Canal Sur. Marifé también ha sido maestra de ceremonias en espacios televisivos, y durante los noventa tuvo su propio programa en la televisión autonómica andaluza, llamado Lo que yo te cante. Allí, la artista compartía plató con otras folclóricas con las que debatía de lo divino y lo humano del género, y actuaban todas juntas y por separado.

Éste es el disco de ella que siempre ha estado por casa
Éste es el disco de ella que siempre ha estado por casa

7. Porque ella hacía duetos con quien correspondiese. Que va Loles León por tu programa, pues allí que se marcan ambas una versión de  su Cautiva. Que si quien está por allí es Martirio, pues os cantáis juntas el Estoy Atacá sin necesidad de saberte la letra y a continuación Torre de Arena, canción propia de Marifé de la que la cordobesa con gafas de sol tiene una versión que particularmente me encanta. Que si Irma Soriano te invita a su programa en el que cenas delante de la cámara mientras haces juegos variados y por allí está Marta Sánchez, pues te marcas junto a Jeddaway María de la O al piano. El representante de España en la OTI José Manuel Soto, los padres de Alba Molina Lole y Manuel… la lista de duetos sería interminable. Pero el más SEC de todos sus duetos es el que se marcó con Carmen Abenza, presentadora de Onda Azul, la tele municipal de Málaga, y que en su programa matinal ha entrevistado a personas tan interesantes como por ejemplo a mí mismo para hablar de Sufridores en Casa.

8. Porque inspiró a decenas de niñas que la imitaban en Menudo Show y en Menudas Estrellas. De hecho, en la final de la edición de 1996 de Menudo Show llegaron a la final ni más ni menos que dos niñas que imitaban a Marifé en riguroso playback, con las lágrimas saltadas y explicando la desgracia de María de la O por casarse con un payo adinerado al que no quería, o la tragedia de una madre apodada La Loba tal como hacía la sevillana. De todas las participantes que imitaron a Marifé me quedo con dos: por un lado Macarena Sánchez, que imitó a Marifé en Menudo Show en playback y cantando en directo por la misma artista en Menudas Estrellas, donde explicó a Bertín que su sueño era “conocer a Marifé en carne”. Macarena siguió en la farándula y participó en Se llama copla, y estuvo fue finalista de Cántame Cómo Pasó para hacer de Inés Alcántara en el musical de Cuéntame. Por otro lado, está Lorena Gómez, ganadora de Operación Triunfo, quien en Menudo Show imitaba a Marifé tal que así.

9. Porque era una musa de Susie Pop, de Nancys Rubias. La malograda guitarrista del grupo que lidera Mario Vaquerizo siempre adoró a Marifé, y en los créditos del libreto del primer álbum del grupo contaba que el tema Tientos del Viento era una de sus cinco canciones favoritas de siempre, junto a otras tan dispares como Carousel de Siouxie  and the Banshees. Cuando Susie Pop falleció, su huella en la banda continuó y en posteriores entrevistas comentaron que gracias a Susie conocieron el hit de Marifé En la encrucijada,  hablan de la de Triana como una de sus influencias, e incluso Mario Vaquerizo admite haber comprado por internet una postal de Marifé y Lola Flores.

10.  Porque la PopStars Olga Romero le rinde homenaje en uno de sus espectáculos. Cuando entrevistamos hace un par de meses a Olga, nos contó que en La Leyenda de la Copla ella se mete en la piel de las grandes artistas de la copla, siendo Marifé de Triana una de ellas. Dicho sea de paso, el pasado sábado y tras conocer su defunción, Olga dedicó unas bonitas palabras a su paisana, en las que decía que ella era su referente.

¡Hasta siempre, Marifé!


Blog sobre televisión, música, cine y lo que surja, siempre desde un punto nostálgico y humorístico. Emitiendo de manera ininterrumpida desde 2009.

0 comentarios en “10 motivos por los que siempre recordaremos a Marifé de Triana

  1. Típica figura que muere y que siento que no se la reconoce en su justa medida, que somos en este país muy cenutrios pa ciertas cosas. Como me ha pasado con muchas de la copla, yo he ido valorándolas con el paso del tiempo; supongo que hay que hacer un proceso de quitarse complejos culturales y valorar lo que era esta mujer; un animal del escenario como pocas.

  2. Me juego el pellejo a que tu mamá canta la canción del bandolero zamarrilla en cuanto tiene la menor oportunidad.

  3. Como decía el sábado por la mañana, cuántas veces he escuchado por el “ojopatio” de casa al venir del colegio las canciones de Marifé. Forma parte de nuestras vidas, de nuestra niñez. Es parte de una generación que la adoraba y que lo seguirá haciendo por infinidad de motivos.

    Alejó al generó de la vulgaridad, lo dignificó, lo modernizó y le dio un sello personalísimo. No protagonizó grandes películas porque no era una mujer guapa, frente a otras compañeras de la época. Pero sin embargo, lo que hizo, lo hizo de diez.

    En lo poco que la conocí, y gracias a la gente de mi alrededor que teníamos en común puedo decir que era buena persona, amable, cariñosa, tenía sus puntos de timidez, y sobre todo muy humana. Mari era estas personas que te daban dos besos apretaos y te decían rey, como tus abuelas. Era infinitamente despistaba y poseía una cultura y unas inquietudes intelectuales increíbles. Le encantaba leer, el arte, todo lo relacionado con la cultura en general, y cuando se retiró del espectáculo, debido a la enfermedad de su marido, del único amor de su vida, y por quien lo dejó todo, se pasaba horas entre libros.

    Nunca habló mal de sus compañeras, siempre respetó el trabajo de los demás, y fue a lo suyo. Era además una trabajadora incansable, muy constante para todo.

    Por cierto, era muy usual verla en el Corte Inglés o por las calles del centro de paseo, y siempre iba muy moderna vestida. Siempre se paraba frente a sus fans y era amable con la gente que le pedía autográfos. Nunca se le subió a la parra lo que fue y lo que es, y podéis estar completamente seguros que de haber nacido en otras circunstancias, en otro país, habría sido valorada infinitamente más.

    Era creyente, pero sin excesos, digamos que muy racional en sus creencias. Y no era demasiado fanática de la Semana Santa. Eso sí, cuando llegaba el jueves santo, nunca faltaba a su cita con la Zamarrilla, a la que siempre llamó por su verdadero nombre “La Virgen de la Amargura”, y a la que dedicó el famoso “Romance de Zamarrilla”, una de sus más famosas canciones. A diferencia de otros famosos, que buscan la notoriedad y el espectáculo en este tipo de manifestaciones religiosas, ella siempre iba acompañándola de forma discreta, por los lados o por detrás a su Virgen, cuando venía de regreso por la calle Mármoles, y hasta la entrada. Y a modo de curiosidad, decir que Antonio Gala, también gran devoto (o admirador), de la Zamarrilla, ha ido en más de una ocasión de la mano de Marifé en dicho regreso.

    En fin, que se pueden contar miles de anécdotas sobre esta gran cantante, que siempre se consideró casi malagueña, entre otras cosas porque su marido estaba totalmente enamorado de Málaga.

    El sábado para muchos fue un día triste, porque se iba Marifé, un gran genio del escenario, y con ella también se iba Mari, una bellísima persona.

    Me alegra Mike que te hayas acordado de ella.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba