Cajón Desastre no image

Published on junio 6th, 2011 | by Sufridores en Casa

0

El arte de llamar a la radio

Por JoniPod

Mucho Spotify, iTunes, YouTube, pero los grandes clásicos nunca mueren, y me refiero a la radio. Puede que hayamos cambiado los hábitos y que ahora la escuchemos online desde la página web de la emisora, pero habrá muchos que, como yo, sigáis teniendo un transistor en el baño o en la cocina, para «sintocinar» emisoras con ese sonidito tan característico. En los últimos años hemos asistido a la desaparición de los locutores en las emisoras musicales, intentan poner más música con menos «voz» y menos publicidad para mantener a la audiencia. Pero lo que sí se mantiene en este tipo de emisoras son los «morning show». Esos programas matutinos en los que combinan música, con noticias, entrevistas, encuestas e interactúan con la audiencia.

En la era 2.0 estamos viendo como en esos programas cada vez se apuesta más por las redes sociales, invitando a los oyentes a dejar sus comentarios en la página oficinal de Facebook, vía Twitter o en el correo electrónico del programa. Desde Sufridores en Casa queremos reivindicar la participación radiofónica 1.0 a través de las llamadas de teléfono. Por eso te proponemos 5 sencillos pasos para que nos ayudes a mantener el espíritu de la llamada radiofónica, tal y como nos enseñaron en los 80 Martes y 13.

The Adobe Flash Player is required for video playback.
Get the latest Flash Player or Watch this video on YouTube.

1.Presentate y ubícate al entrar en antena. Muchas veces el locutor dirá tu nombre y ciudad para darte paso. Si solo te saluda por tu nombre y te pregunta de dónde eres tú tienes dos opciones, ser o no de Madrid. Si vives en la capital del reino, darás por sentado que los que vivimos en Espelandia somos el centro del mundo y tú frase será «Soy de aquí, de Madrí». Si eres de fuera te pasará lo mismo, porque acabarás diciendo el nombre de tu pueblo dando por sentado que el locutor es un experto en geografía y se conoce todos los pueblos de España: «Hola, soy Marisa, te llamo de Pedralba». El locutor dirá «oh, qué bonito Pedralba», o si es más modesto asumirá que le suena a municipio del Grand Prix y se ve incapaz de ubicarlo en Levante, en Galicia o en Canarias.  Y tú le dirás «estamos en Valencia, y estás invitado a las fiestas del pueblo».

2. Demuestra que eres oyente «amateur». Aunque todas las semanas llames a una emisora diferente, por la mañana y por la noche, puedes cubrirte ante cualquier metida de pata diciendo eso de «mira, perdona, es que estoy muy nervioso». La locutora te tranquilizará: «es normal, tranquilo, no te preocupes». Mientras en el fondo piensa: «Ya me ha tocado uno que se va a alargar más Yo soy Bea». Y no le falta razón, porque al que llama habitualmente a la radio le encanta salirse por la tangente, y si están preguntando cosas del tipo «¿cuándo fue la última vez que deseaste que te tragara la tierra?», acabará contando que se está sacando el carnet de conducir, que apoya a los de la la acampada de Sol y que si alguien le recomienda una receta de cocido. Como te toque una locutora como Silvia Tarragona no tienes nada que hacer. Silvia presenta en RNE «Afectos en la noche», un programa que se nutre de llamadas de la audiencia, y cuando ve que se enrollan más que Victor Sandoval en el psicólogo, corta sin pudor: «bueno, que muchas gracias por llamar, tenemos que dejarlo». Como cuando Maria Teresa Campos recibía llamadas también en su corrillo de «Día a Día» y despachaba a las señoras con el «gracias señora por su testimonio, le agradezco que me quiera, tenemos que seguir».

"Mayra, que te veo todas las mañanas en El Precio Justo"

«Mayra, que te veo todas las mañanas en El Precio Justo»

 

3. ¿Has felicitado al locutor? Una buena forma de ganártelo y que te de cancha es entrar con eso de «Oye, que me encanta tu pograma, que lo escucho todos los días». Te pedimos que antes revises la frecuencia de emisión y quién lo conduce, que si llamas a Pepa Fernández al «A vivir que son dos días» RNE queda fatal decir «te escucho a diario». Lo del locutor es básico, o si no vivirás el síndrome del «Diario de Patricia», que da igual quien lo presentara que el invitado de turno siempre llamará a la presentadora «Patricia». En la radio uno de los ejemplos más claros los tenemos en la SER, personificados en Mara Torrers. Mara presentó el «Hablar por Hablar» (programa pionero en recoger llamadas de los clientes) entre 2001 y 2006 y durante mucho tiempo tuvo que aguantar que los oyentes le dijeran «Oye Fina, que tengo un poblema». Fina, fue la loctura anterior del formato, que a su vez sustituyó a Gemma Nierga.

"Amiga ama de casa, gracias por idolatrarme y comprar todo lo que anuncio"

«Amiga ama de casa, gracias por idolatrarme y comprar todo lo que anuncio»

4. «¿Puedo saludar?». Si, llamar a la radio y no saludar es como ver una gala de Jose Luis Moreno y que no haya desfile de bañadores. Lo de saludar en la radio es muy 1993,  pero hay que reivindicar las viejas costumbres. Una vez que termines tu intervención, no olvides mandar un saludito. En la mayoría de programas te prohiben saludar argumentando «problemas de tiempo», así que tienes que estar avispado y al terminar colar el saludo sin dar pie al programa a que te corte. Por ejemplo «…bla bla bla que aquí en Linares nos pasó hace poco. Hablando de Linares, aprovecho para saludar a Paqui, de la pastelería de la calle mayor que me estará escuchando…» Si Pedro Almodovar lo hizo en los Oscar, ¿por qué vas a ser tu menos amiga oyente?» Lo cierto es que si tú, como presentador del programa te entra una llamada en la que dices «aprovecho para saludar a mi hermana, a mi esposo, a mi profesor de autoescuela, a mi vecina…» lo mínimo es preguntarte por qué no eres lider de audiencia en el EGM

"¿Me podíais haber avisado para quitar el poster de Jarabe de Palo no?"

«¿Me podíais haber avisado para quitar el poster de Jarabe de Palo no?»

5.»Dedícame una canción». Una variante del saludo y que es más propia de las radios locales, aunque hay formatos como en Europa FM: «Me Pones», donde sigue dejando dedicar canciones. Esto pega mucho para bodas, cumpleaños, bautizos y fiestas de guardar. Servidor fue locutor varios años en una emisora local, poniendo discos y recibiendo llamadas. Tú intentas marcar tu linea musical, en mi caso era un estilo «40 principales», y llamó una señora muy amable que quería felicitar a su hija por su cumpleaños y me dijo: «Oye, yo te quería pedir que por favor le pusieras a mi niña una canción del Fary». Obviamente poner un single del Fary no entraba en mis planes, que es como Santiago Carrillo acude de tertuliano a «El Gato al Agua». Así que lancé la dedicatoria y le puse el «Believe» de Cher. La señora nunca volvió a llamar, no sabemos si indignada por cambiar el Torito Bravo por el «vocoder», o porque su hija se quedaría muerta al pensar que su madre era tan moderna que había llamado a la radio para dedicarle un single de Cher.

Y tú, querida lectora, ¿alguna vez has llamado a la radio? ¿Para pedir una canción, para opinar sobre un tema de actualidad? Llama a SEC, y cuéntanos…

Tags: , , , , , , , ,


About the Author

Blog sobre televisión, música, cine y lo que surja, siempre desde un punto nostálgico y humorístico. Emitiendo de manera ininterrumpida desde 2009.



0 Responses to El arte de llamar a la radio

  1. Troy says:

    Hola, soy Marisa, de Pedralba, y estáis todos invitados a las fiestas de mi pueblo.

    Por cierto: a Mara Torres no solo la llamaban Fina. En sus últimos años, había más de uno que incluso la llamaba Gemma (con muchas emes).

    Felicidades por el Post. Aprovecho para saludar a mi amigo Alexardo, que lee TODOS LOS DIAS vuestros posts 😉

  2. alexardo says:

    MENCANTA!!!no te digo más, os leo todos los dias, jajajajajaja, aprovecho este comentario para saludar a 2 personas que quiero mucho!! Ya sabeis quienes sois ;P

  3. Troy says:

    Hombre, si pone «sois» nos lo pones dificilíiiisimo. ¿Quién será? Ufff me rindo

  4. Diego says:

    En mi adolescencia yo llamaba a la radio TODOS LOS DIAS. A veces para dedicar canciones y otras para pedirlas (fuera de antena) y le decía al locutor «no hables y ponla entera que la quiero grabar». Me han tocado lotes de singles (en vinilo), VHSs, entradas para ir a Depeche Mode (año 93 en las ventas) y muchas entradas de cine. ¡Es que yo soy un locutor frustradoooooooo! ¡Quiero dejar la tiza, quiero trabajar en la radio!

  5. Yo una vez llamé y me puse tan nervioso ke la locutora me cortó sin haber acabado, así ke no lo he intentado más.

  6. Guille
    Twitter:
    says:

    Yo solo llamé una vez a País de locos, Onda Cero, en las madrugadas del 90 y muchos o 00 y pocos. Lo presentaba Reyes Monforte y uno hacía de su primo. ¿Qué habrá sido de él? También estaba y muy bien Carlos Ferrando. informó Radio Andorra…

  7. Apolo_punk says:

    Yo soy de escribir cartas al As, ya me han publicado dos o tres. La radio me parece tan antigua como los cassette.

  8. sergio says:

    En este repaso al ritual de la llamada telefónica os habéis saltado otro clásico, como cuando el que llama cree que no se le escucha y empieza a decir constantemente: «Se me escuchaaa??» o cuando el locutor le pide que baje el volumen de su radio porque el sonido «se acopla» jajaja

  9. Xuko says:

    PUes yo la verdad que para dedicatorias no he llamado, si lo he hecho para un par de concrusos y en uno gane un videojuego, interesado que es uno…

  10. anamor says:

    y siempre quise ser víctima de una de sus llamadas broma:
    – llamadas telefónicas a comercios y casas decentes.
    – pruebas de infidelidades como la prueba novios.
    – llamar al telefonillo ( aunque esto me parece patético -Tamara/Ambar/Yurena-)

Responder a alexardo Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to Top ↑
  • Publiacidez Amazon

  • Sufridores en Casa

  • Recent Posts

  • Amazon Cine

  • Archivo

  • La audiencia dice…

  • Categorías de Sufridores En Casa

  • Publiacidez Camela

    Banner_La_banda