Simago

Published on octubre 7th, 2013 | by Joni Pod

14

La bisutería en la vida de un Sufridor en Casa

Por JoniPod

Ir a la moda es una labor muy dura, salvo que seas un personaje de Los Simpsons, Jorge Javier Vázquez en Hay una cosa que te quiero decir y puedas repetir modelito, o Mónica Naranjo en cualquier momento de su vida. Pero no queremos hablar de ropa precisamente, sino de esos complementos, esa bisutería que en algún momento de nuestra vida marcó tendencia y dejó más huella en nosotros que la carrera discográfica de las BellePop. ¿Cuántos de los siguientes formaron parte de tu vida?

Plataforma para regalar chinitos de la suerte a Pilar Rubio

Plataforma para regalar chinitos de la suerte a Pilar Rubio

Los chinitos de la suerte

Querida lectora, si eres de la generación anterior a 1991 recordarás el boom que supuso la llegada de los chinitos de la suerte a nuestro país. De repente, todo el mundo los llevaba. El uso más habitual era en pulsera, pero también podías colgarlo en la cremallera de tu mochila, en los cordones de los zapatos, en el coletero… Recuerdo que todas las niñas tenían en el colegio la muñeca llena de chinos como si de un buffet wok se tratase, y los niños que nos atrevíamos a llevarlos éramos vistos como “diferentes” o “alegres”, ya sabes… Se supone que cada color representaba un aspecto de tu vida. El rojo para el amor, el amarillo para el dinero, naranja para la felicidad o azul para la amistad. Fue tanta la popularidad, que los chinitos aparecieron en  prime time en el programa de mayor audiencia: El Un,Dos,Tres. Kim Manning es la azafata que invita a los concursantes a encomendarse al amuleto para tener suerte en la subasta.  ¿Quieres comprobar la eficacia de los chinitos? Pues mira lo que inmediatamente pierden los concursantes

The Adobe Flash Player is required for video playback.
Get the latest Flash Player or Watch this video on YouTube.

Pues resulta que los chinitos de la suerte han vuelto en forma de web. Suponemos que los más demandados son el trabajo y que no quiten tu programa de la tele, o tener un share inferior al 10%.

Ponerte rupertitas azules para hacer el polígrafo con Conchita

Ponerte rupertitas azules para hacer el polígrafo con Conchita

Rupertitas de la suerte

El video que veíamos antes era de 1987. Cuatro años después, el programa volvía con Ruperta que venía dispuesta a hacerle la competencia a los chinitos. La fórmula, la misma. Calabazas de colores que daban suerte en distintas facetas de tu vida. Comansi fue la empresa responsable de llevar a los kioskos estas rupertitas, que podías enganchar del brazo para usar de nuevo como pulsera, llavero, pendientes… Nos fascina la blanca, la “Ruperta de la Paz”, que debe ser la favorita de todas las Misses. Las Rupertas de la Suerte fueron solo un ejemplo más de la cantidad de merchandising generado gracias al programa.

Fueron tan famosas como la Cherry Coke en los 90

Fueron tan famosas como la Cherry Coke en los 90

Cruz egipcia

De esa misma época data la moda de los colgantes de cruz egipcia. De repente, todo el mundo llevaba uno. Generalmente lo habitual era llevarla con tu cadena negra y la cruz plateada en pequeñita. Recuerdo que llegaron a regalar una con la Superpopa porque la llevaba Brad Pitt y era un amuleto que daba “tope de suerte”. La que hizo de la cruz su seña de identidad fue Thalia. Lanzaba su primer disco en solitario y tanto en la portada del álbum como en sus posteriores actuaciones llevaba encima la cruz egipcia, aunque de un tamaño quizá algo exagerado. ¿No le dolería cargar con ella?

The Adobe Flash Player is required for video playback.
Get the latest Flash Player or Watch this video on YouTube.

 

A pesar de llevarla, tu madre te decía estar sorprendida al saber que eras gay

A pesar de llevarla, y tener tu poster de Mónica Naranjo en la habitación, tu madre te decía estar sorprendida al saber que eras gay

Pulseras trenzadas

De repente todos nos volvimos hippies. Ahora que tan de moda está el rollo DIY (Do It Yourself) de prepararte tus propio trapitos y complementos, queremos recordar esa época en la que todas las adolescentes aprendieron artesanía pulseril. En mi instituto había un trapicheo de hilos en el recreo, y cual casting de “Mira quién hace pulseras” presumían de hacer las más elaboradas para luego regalar al chico que más les molaba de la clase, tía. Las había de banderas, del arcoiris gay… La otra opción era ir al mercadillo de tu pueblo a adquirir los últimos modelos que traían

El anillo podía ser tribal y ya era un nivel "Canismo Deluxe"

El anillo podía ser tribal y ya era un nivel «Canismo Deluxe»

Anillos en el dedo gordo

Para mi estos anillos son parte del efecto 2000. Vale que a día de hoy mucha gente los sigue llevando, pero durante la década pasada hubo como una moda general en la que los chicos llevábamos anillos especialmente en el dedo gordo. En el Mercado de Fuencarral había un muestrario maravilloso de anillos de plata para ponerte, más anchos, más finos, en relieve… Y si andabas corto de pasta siempre podías recurrir al H&M, donde te vendían anillos que luego te dejaban el dedo verde. ¿Tú también has vivido esta experiencia, querida lectora?

Postigo. Sirva esta foto a falta de haber encontrado el collar original noventero

Postigo. Sirva esta foto a falta de haber encontrado el collar original noventero

Collar de nombres

También fue producto estrella de mercadillo. Comprarte el cordón negro y cada una de las letras en «plateado» para formar tu nombre y colgártelo al cuello. Podías sentirte como una concursante de La Ruleta de la Fortuna cuando comprabas una vocal. La moda duró un par de añitos, al menos en mi pueblo y permitió, a los que somos despistados con los nombres, no olvidarnos de ninguno.  La pega de este tipo de collares fue que las que se llamaban “Estefanía” o “María Mercedes” cargaban más que Thalía con la cruz egipcia. En esos momentos era una alegría llamarse «Fey» o «Pau».

Ojalá la pulsera de Sufridores en Casa

Ojalá la pulsera de Sufridores en Casa

Pulseras goma

Todo comenzó en 2004 cuando la fundación Lance Amstrong junto con Nike lanzó una pulsera amarilla cuyos fines irían destinados a la lucha contra el cáncer. En la pulsera ponía “Livestrong” y se convirtió en icono de moda por parte de famosos que se apuntaron a llevar la pulserita. Esto desencadenó en que toda ONG y proyecto solidario de turno hiciera la suya y llegamos a encontrarnos con pulseras de todos los colores.  A destacar la que regaló La Razón por la visita del Papa. Eran poco higiénicas cuando empezabas a sudar con el plasticazo ahí en la muñeca, pero…¿y lo bien que quedabas con ellas? En plan “colaboro con cienes de ONGs”.

Y tú, querida lectora, que otros elementos de bisutería crees que deberían sumarse a la lista de un Sufridor en Casa?

Tags: , , ,


About the Author


Back to Top ↑
  • No me toques los 90

  • Sufridores en Casa

  • Publiacidez Amazon

  • Recent Posts

  • Archivo

  • La audiencia dice…

  • Categorías de Sufridores En Casa

  • Publiacidez Camela

    Banner_La_banda

  • Amazon Cine